Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Hallan en el Caribe a una pareja de adolescentes que se fugó del internado

Edward Bunyan e Indira Gainiyevatelecinco.es

Edward Bunyan , de 16 años, e Indira Gainiyeva, que cumplió 17 durante su aventura en el Caribe, se escaparon de su internado y tomaron un avión a República Dominicana, donde han gastado grandes sumas de dinero. Ha sido precisamente el rastro de sus tarjetas de crédito lo que ha permitido localizarlos. “Os vais a enterar los dos cuando lleguemos a casa”, les dijo la madre de Bunyan más que furiosa en el reencuentro.

Una semana han durado las vacaciones en el Caribe de esta pareja de adolescentes, que quizás, eligió esas maravillosas playas para celebrar el 17 cumpleaños de ella bajo el sol.
Edward Bunyan , de 16 años, e Indira Gainiyeva, de 17, fueron encontrados en un restaurante de un balneario en Punta Cana. Había volado desde su internado inglés en Lancashire, un centro que cuesta 36.000 euros al año y que presume de sus medidas de seguridad. Ambos fueron localizados gracias al rastro de sus tarjetas de crédito.
En una semana ambos adolescentes gastaron cantidades ingentes de dinero en hoteles de cinco estrellas con varias piscinas, spas, distintos restaurantes y espectáculos. “Vivían como si no hubiera mañana”, ha explicado Ramón Brito, portavoz de la policía. Cuando se dieron cuenta de que las autoridades podían estar tras su pista decidieron cambiarse a un apartamento en mal estado y a pie de playa que costaba 90 euros a la semana. También empezaron a comer en bares más baratos para pasar desapercibidos.
En el hotel de cinco estrellas en el que se alojaron inicialmente no han tenido ninguna queja de los chicos, que se comportaron correctamente en todo momento, explica el portavoz policial.
Sus vacaciones se acabaron cuando una pareja de policías vestidos de paisanos les encontraron en un restaurante junto al mar. Brito ha explicado que de inmediato los chicos fueron llevados con la madre de él, Susunnah Bunyan, que se había trasladado a República Dominicana para ayudar en la búsqueda y aunque estaba muy enojada, también quería saber porque han hecho algo así.