Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Hallan una nueva fosa común con 11 víctimas más de la matanza en Filipinas

Varios de los cuerpos de la matanza perpetrada por clanes en el sur de Filipinas. Foto: Reuters.telecinco.es
El director de la Policía filipina, el general Jesús Verzosa, ha confirmado el hallazgo de los once nuevos cadáveres en un área remota de la provincia de Maguindanao cerca del mismo lugar donde la víspera aparecieron los cuerpos sin vida de otras 24 personas. 
Mientras, las fuerzas de seguridad están en máxima alerta, una vez entrado en vigor el estado de excepción, en el sur de Filipinas por la masacre perpetrada por el clan que con las armas y la venia del Gobierno de Manila domina gran parte de la explosiva provincia.
El Ejército y Policía han reforzado su presencia en las vecinas provincias de Maguindanao y Sultan Kudarat, así como en la ciudad de Cotabato, al sur de la isla de Mindanao, y feudos de los dos clanes cuya rivalidad amenaza con desatar una espiral de violencia.
Mientras que el clan de los Ampatuans, aliado del Gobierno de la presidenta Gloria Macapagal Arroyo, controla Maguindanao, el de los Mangudadatu, es fuerte en la Sultan Kudarat.
En las dos provincias del sur de Mindanao y en Cotabato, las fuerzas de seguridad han establecido controles en las carreteras, buscan armas e investigar el paradero de más de una decena de personas del grupo de entre 30 y 50 que fueron secuestradas por hombres armados del clan de los Ampatuans.
Los Mangudadatun responsabilizan de la matanza al clan rival que encabeza el actual gobernador Andal Ampatuan, conocido en Maguindanao como "El Padrino" y cuyo hijo Unsay estuvo al mando de la operación de secuestro, según ha señalado el teniente coronel Romeo Brawner, portavoz del Ejército filipino.
Desde hace años, los clanes Ampatuan y Mangudadatu están enzarzados en una disputa en la que hasta ahora casi siempre se ha impuesto la familia del gobernador, que tiene cuatro mujeres en su calidad de "datu" o jefe tribal musulmán. EPF