Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Hamás subraya su compromiso con la seguridad de Egipto y habla de "una nueva página" en sus relaciones

El 'número dos' del Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás), Musa Abu Marzuk, ha subrayado este miércoles el compromiso del grupo con la seguridad de Egipto, asegurando que Gaza no será un refugio para aquellos que supongan una amenaza para el país árabe.
"La seguridad de Egipto es la seguridad de Palestina", ha dicho, después de la visita de una delegación de Hamás al país para intentar acercar posturas tras las tensiones de los últimos meses.
"La delegación de Hamás ha expresado el compromiso del movimiento con la seguridad de Egipto y la no interferencia en sus asuntos internos", ha agregado, al tiempo que ha destacado el papel de El Cairo para la causa palestina.
Así, ha manifestado que la formación considera que la visita "supone pasar a una nueva página", expresando que "nada llegará del lado de Hamás que no sea la paz", según ha informado la agencia palestina de noticias Maan.
A principios de mes, el Gobierno de Egipto acusó a Hermanos Musulmanes y Hamás del asesinato el año pasado del fiscal público Hisham Barakat, lo que ha sido rechazado firmemente por ambos movimientos.
Barakat fue asesinado en un atentado con coche bomba en El Cairo en junio de 2015, el cargo más importante fallecido desde el golpe de Estado de julio de 2013 contra el presidente Mohamed Mursi, de Hermanos Musulmanes.
Desde el golpe de Estado de 2013, varios jueces y otros altos cargos han sido objetivo de las milicias islamistas tras la ilegalización de Hermanos Musulmanes. Cientos de simpatizantes del grupo murieron en la represión.
Las relaciones entre el Gobierno de Egipto y Hamás han sido tensas desde la caída de Mursi, y El Cairo ha intensificado el bloqueo a la Franja de Gaza con la destrucción de numerosos túneles ubicados en la frontera.
Los túneles, además de constituir una fuente de ingresos públicos, permiten a Hamás introducir armas y bienes para cubrir las necesidades de los 1,8 millones de habitantes de la Franja, entre los que se incluyen alimentos, medicinas y material para la construcción (como hormigón o combustible).
Hamás ha ampliado la red de pasadizos --con fines militares en el norte de la región y de contrabando en el sur-- desde que la ofensiva israelí de 2014 destruyera la mayor parte del entramado.