Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Hamdalá dice estar dispuesto a dimitir para permitir el nombramiento de un nuevo Gobierno de unidad

El Gobierno de Palestina ha afirmado este martes que está dispuesto a presentar su dimisión para permitir el nombramiento de un nuevo gobierno de unidad, en medio de las conversaciones de reconciliación entre Al Fatá y el Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás).
En su comunicado, el primer ministro, Rami Hamdalá, ha expresado "sus deseos para el éxito de los esfuerzos por lograr la reconciliación y la reunificación de la patria", recalcando su disposición "a renunciar para apoyar la formación de un gobierno de unidad nacional".
El actual Ejecutivo está integrado por tecnócratas nombrados a raíz del acuerdo en 2014 entre Al Fatá y Hamás para crear un gobierno de unidad tras su reconciliación, si bien no ha logrado avances para la reunificación administrativa y territorial.
Hamás anunció la semana pasada una nueva iniciativa de reconciliación con Al Fatá que incluye la celebración de elecciones, diez años después de los últimos comicios en Palestina.
Ahmad Bahr, miembro de Hamás y vicepresidente del Consejo Legislativo Palestino --Parlamento--, aseguró que la iniciativa tiene como objetivo crear un gobierno de unidad integrado por todas las facciones.
Asimismo, adelantó que, una vez formado el Gobierno se reuniría el Parlamento, en la que sería su primera sesión de 2007, al tiempo que se acordarían fechas para celebrar comicios legislativos y presidenciales en Cisjordania y la Franja de Gaza.
Bahr reclamó a Al Fatá y Hamás que cumplan con sus "responsabilidades históricas, nacionales y humanitarias" uniendo a los palestinos y aplaudió el encuentro que celebrarán ambas facciones en Doha esta misma semana.
El encuentro, que tendrá lugar el sábado, fue anunciado la semana pasada y es el último intento de reconciliar a ambos partidos desde su enfrentamiento abierto en 2007 a raíz de la victoria de Hamás en las elecciones celebradas un año antes.
La victoria del movimiento islamista en los comicios, valorados como justos por lo observadores electorales internacionales, provocó que la comunidad internacional cortara sus ayudas a las autoridades palestinas.
Esto abocó a Al Fatá y a Hamás a unos enfrentamientos que finalizaron con la separación territorial y administrativa de Cisjordania y la Franja de Gaza. Desde entonces, Al Fatá controla Cisjordania --a pesar de no haberse hecho con la victoria en las elecciones-- y Hamás está al frente de la Franja.
LA ONU APOYA LAS CONVERSACIONES DE UNIDAD
El coordinador especial de Naciones Unidas para el Proceso de Paz en Oriente Próximo, Nickolay Mladenov, ha expresado este mismo martes su apoyo a las conversaciones de unidad que están celebrando ambos movimientos en Qatar.
"La ONU apoya todos los esfuerzos destinados a lograr una auténtica reconciliación palestina basada en la no violencia, la democracia y los principios de la OLP (Organización para la Liberación de Palestina)", ha dicho.
Así, ha expresado su deseo de que las conversaciones se cierren con un acuerdo para la formación de un gobierno de unidad que convoque unas "atrasadas desde hace mucho".
"El pueblo palestino, particularmente en Gaza, ha sufrido suficiente. Merecen ver Cisjordania y Gaza unidos bajo una autoridad única, democrática y legítima", ha valorado Mladenov.
"Este es un paso esencial para el levantamiento de los cierres, el fin de la ocupación y el logro de una resolución negociada y duradera al conflicto que permita que dos estados --Israel y Palestina-- vivan en paz, seguridad y reconocimiento mutuo", ha remachado.