Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Hariri asegura que el diálogo con Hezbolá "continuará" pese a las recientes tensiones en Líbano

El exprimer ministro libanés y líder de Al Mustaqbal, Saad Hariri, ha asegurado este martes que el diálogo bilateral con el partido-milicia chií Hezbolá "continuará" a pesar de las recientes tensiones en el país.
"Es cierto que el diálogo podría hacer frente a obstáculos en algún momento, pero logrará un resultado si el objetivo es el interés nacional", ha apuntado, agregando que el objetivo de su partido es "proteger Líbano y su estabilidad nacional".
Hariri ha sido especialmente crítico con Hezbolá después de que Arabia Saudí suspendiera un programa de ayuda para el Ejército libanés por 3.000 millones de dólares (unos 2.700 millones de euros) para compra de armamento francés, así como la entrega de 1.000 millones más restantes de ayudas a la seguridad interna.
Riad justificó su iniciativa por la "lamentable e injustificada" decisión de Beirut de no condenar el asalto a la Embajada saudí del pasado 2 de enero. "El reino de Arabia Saudí considera esta postura como lamentable e injustificable por ser incoherente con las relaciones fraternales entre los dos países", argumentó.
Estas ayudas militares fueron anunciadas en 2013 y fueron elogiadas por el presidente de Líbano, Michel Suleiman, como la mayor ayuda recibida jamás por las fuerzas militares libanesas. El primer envío de armas francesas llegó a Líbano en abril de 2015 para reforzar la lucha del Ejército contra el Estado Islámico.
El exprimer ministro, que mantiene relaciones muy estrechas con la familia real saudí, ha defendido en numerosas ocasiones a Riad ante los ataques verbales de Hezbolá contra el reino, que se disputa la hegemonía regional con Irán.
LAS ELECCIONES PRESIDENCIALES
Por otra parte, ha expresado su deseo de que el líder del Movimiento Marada, Suleiman Franjieh, al que respalda en su carrera hacia la Presidencia, acuda a la sesión, según ha informado el diario local 'An Nahar'.
"Acudiremos mañana (por el miércoles) a la elección presidencial (en el Parlamento), ya que creo que elegir a un presidente es la clave para resolver todos los problemas", ha dicho, pidiendo a los parlamentarios que no boicoteen la sesión.
El Parlamento de Líbano aplazó a principios de febrero por 35ª vez las elecciones presidenciales debido a la falta de quórum, tras lo que el presidente del organismo, Nabih Berri, fijó el 2 de marzo como próxima fecha para la votación.
La incapacidad de los partidos políticos a la hora de elegir a un nuevo presidente después del fin del mandato de Michel Suleiman el 25 de mayo de 2014 ha llevado al país a sufrir el vacío presidencial más largo en su historia.
Pese a su larga duración, la situación de estancamiento en la Presidencia no ha derivado en un conflicto armado, tal y como ocurrió en 1988 y en 2008, y de hecho existen diálogos para intentar alcanzar un acuerdo, si bien no se han registrado avances significativos.
Las sesiones del Parlamento para elegir a un presidente se han caracterizado por la falta de quórum debido al boicot de los parlamentarios del Movimiento 8 de Marzo, que argumentan que sólo votarán cuando haya un acuerdo cerrado para elegir a su candidato, el líder del Movimiento Patriótico Libre, Michel Aoun.
Sin embargo, Aoun cuenta con la oposición del Movimiento 14 de Marzo, cuyo líder, Hariri, ha apostado en las últimas semanas por la candidatura del líder del Movimiento Marada.
El nombre de Franjieh salió a la palestra en diciembre a raíz de un encuentro celebrado en París con Hariri, quien hasta entonces había respaldado la candidatura del líder de Falanges Libanesas, Samir Geagea.