Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Hariri afirma que no se opone a extender el mandato del Parlamento si no hay acuerdo sobre el nuevo presidente

El exprimer ministro de Líbano Saad Hariri ha afirmado este lunes que no se opone a una nueva extensión del mandato del Parlamento en caso de que no se nombre previamente al nuevo presidente del país.
"No queremos que las parlamentarias se celebren antes de elegir a un nuevo presidente, y si esto no es posible, apoyamos ampliar el mandato del Parlamento", ha valorado, según ha informado el diario libanés 'An Nahar'.
El mandato del Parlamento fue extendido el 1 de junio de 2013 y justificado por la incapacidad de los partidos políticos para llegar a un acuerdo sobre la ley electoral y por las profundas divisiones causadas por la guerra en la vecina Siria.
La propuesta de prorrogar el mandato del Parlamento había sido presentada por los Movimientos 8 de Marzo y 14 de Marzo y rechazada por el Movimiento Patriótico, que pertenece al 8 de Marzo, al igual que el partido-milicia chií Hezbolá.
Desde entonces, los parlamentarios libaneses han fracasado en sus intentos por nombrar al nuevo presidente del país, puesto que en la actualidad se encuentra vacante debido a la finalización del mandato de Michel Suleiman el 25 de mayo.
Por otra parte, Hariri ha anunciado su intención de donar 15 millones de dólares (unos 11,2 millones de euros) para ayudar en las tareas de reconstrucción de la localidad de Arsal (este) tras los enfrentamientos entre el Ejército y milicianos islamistas en las últimas semanas.
Hariri, que llegó el viernes a Líbano tras tres años en un exilio autoimpuesto por motivos de seguridad, se ha desplazado durante la jornada a Arsal, desde donde ha asegurado que "la ciudad ha sufrido grandes pérdidas, pero gracias a Dios el plan (de las milicias extremistas) quedó a la vista".
El viernes, el grupo 'yihadista' Estado Islámico --antiguo Estado Islámico de Irak y el Levanet (ISIS)-- ofreció a Líbano intercambiar a los milicianos encarcelados en el país por los 19 soldados que capturaron durante su ofensiva de cinco días en la ciudad.
La incursión del Estado Islámico en Arsal es la más grave desde que comenzó la guerra civil siria, en marzo de 2011. En los cinco días de combates en la ciudad han muerto decenas de personas, entre ellas 17 soldados.
El ISIS proclamó a finales de junio el Califato Islámico y nombró califa a su líder, Abú Bakr al Baghdadi. La nueva organización se declara Estado independiente y reclama que todos los musulmanes del mundo le juren fidelidad.
Desde entonces, ha lanzado numerosas campañas de venganza contra la comunidad chií y otras comunidades minoritarias de las zonas que controla, como la cristiana y la yazidí, ejecutando a decenas de personas y destruyendo numerosos lugares de culto.