Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Heridos más de 60 civiles en un enfrentamiento en unas instalaciones de la ONU en Yuba

La Misión de Naciones Unidas en Sudán del Sur (UNMISS) ha afirmado este lunes que más de 60 civiles resultaron heridos en la jornada del domingo en el marco de un enfrentamiento registrado en unas instalaciones de la ONU en la capital del país, Yuba.
Según estas informaciones, entre los heridos hay dos integrantes de la UNMISS, que habrían resultado heridos de levedad, mientras que otros cuatro civiles se encuentran en estado grave. La situación fue controlada a última hora del domingo.
"La misión está investigando la causa de los disturbios, y dos sospechosos han sido detenidos por la Policía de la ONU por presuntamente instigar la violencia", ha dicho el portavoz de la Secretaría General de la ONU, Stephane Dujarric. Alrededor de 11.000 civiles se encuentran en el interior de dicha instalación de la UNMISS, cifra que asciende hasta 100.000 a nivel nacional.
El pasado mes de diciembre estallaron en Sudán del Sur enfrentamientos entre soldados leales al presidente, Salva Kiir, de etnia dinka, y partidarios del exvicepresidente Riek Machar, de etnia nuer. Desde entonces, se estima que ha habido miles de muertos y más de 1,3 millones de sursudaneses se han visto obligados a abandonar sus hogares.
La Autoridad Intergubernamental de Desarrollo (IGAD) --un bloque integrado por Etiopía, Kenia, Somalia, Sudán, Uganda, Yibuti, Eritrea y Sudán del Sur-- afirmó en junio que Kiir y Machar habían acordado poner fin a los combates y completar las negociaciones de paz en 60 días, tras lo que se crearía un Gobierno de unidad, si bien no se han registrado avances hasta el momento.
El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas advirtió a mediados de julio de que está dispuesto a considerar las "medidas adecuadas" contra las partes en conflicto en Sudán del Sur en caso de que no pongan fin a la violencia y negocien un Gobierno de transición.
La ONU y la Unión Europea (UE) ya han impuesto sanciones a los líderes militares de ambas partes, si bien la embajadora estadounidense ante el organismo internacional, Samantha Power, detalló que el Consejo de Seguridad consideraría imponer nuevas sanciones a otros individuos.