Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Hermanos Musulmanes muestra su "sorpresa" ante la decisión de Londres de investigar sus operaciones en el país

La organización islamista egipcia Hermanos Musulmanes ha expresado este miércoles su "sorpresa" ante la decisión del Gobierno británico de investigar sus operaciones en el país, al tiempo que ha resaltado que está dispuesto a cooperar "en los esfuerzos para entender sus creencias, políticas y posturas".
Un portavoz del primer ministro, David Cameron, indicó el martes que "dadas las preocupaciones expresadas últimamente sobre el grupo y sus presuntos lazos con el extremismo, es totalmente correcto y prudente que se tenga un mayor conocimiento de los valores de Hermanos Musulmanes".
El propio Cameron afirmó que la investigación se centrará en su el grupo --una de las organizaciones más influyentes en el mundo árabe-- se está decantando por métodos "extremistas violentos" en Reino Unido y el resto del mundo.
En este sentido, detalló que la investigación pretende descubrir cualquier "camino de extremismo y extremismo violento, sus conexiones con otros grupos, su presencia en Reino Unido, y entender la verdadera naturaleza de la organización".
En respuesta, Hermanos Musulmanes ha recordado a través de un comunicado que "todos los gobiernos británicos han estado perfectamente informados de las posiciones y la naturaleza pacífica del grupo".
"El grupo no ha cambiado ni cambiará sus principios, sin importar cómo de grande o pequeño sea, las injusticias que sufra, los asesinatos y las detenciones arbitrarias a las que hagan frente sus miembros", ha agregado.
Asimismo, ha recalcado que "los principios e ideología del grupo, que ha difundido sus enseñanzas desde hace más de 80 años por todo el mundo, han sido anunciados, publicados e investigados por eruditos musulmanes y no musulmanes". "Todos ellos han dicho que la postura del grupo es pacífica y que sus métodos son no violentos", ha añadido.
Por otra parte, ha resaltado que "el comportamiento y las acciones de los que siguen los principios del grupo son ejemplares y se ciñen a las leyes y regulaciones de los países en los que residen".
Hermanos Musulmanes ha pedido además a los gobiernos occidentales que "tengan cuidado ante la traición del régimen fascista militar egipcio y ante las presiones que aplica para falsificar los hechos sobre el grupo y la situación en Egipto".
Así, ha acusado a las autoridades interinas egipcias de "intentar forzar a los gobiernos a cambiar sus posiciones de apoyo a los oprimidos, los Derechos Humanos y las libertades".
EL GOLPE DE ESTADO
Hermanos Musulmanes, que en sus bases se define como una organización islamista reformista que rechaza la violencia, fue derrocado del poder en Egipto en julio de 2013 a través de un golpe de Estado contra el entonces presidente, Mohamed Mursi, quien apenas un año antes se había convertido en el primer presidente electo de la historia del país.
El golpe militar de julio de 2013 que derrocó al entonces presidente, Mohamed Mursi, supuso el inicio de una persecución contra Hermanos Musulmanes, ahora proscrito por unas autoridades que lo catalogan como grupo terrorista. La semana pasada, un tribunal condenó a muerte a más de medio millar de islamistas por su responsabilidad en la muerte de un policía.
Asimismo, otro tribunal aplazó el martes hasta el 28 de abril el juicio contra el guía supremo de Hermanos Musulmanes, Mohamed Badie, y otros 682 miembros de la formación por cargos que incluyen el asesinato. Por último, el fiscal general ordenó el miércoles que 919 miembros del grupo sean juzgados por cargos que incluyen terrorismo y asesinato.
Las críticas por parte de diversas ONG internacionales contra el Ejecutivo interino por sus medidas represivas contra los manifestantes y los opositores y su decisión de catalogar a Hermanos Musulmanes como organización terrorista han sido constantes en los últimos meses.
Las fuerzas de seguridad han matado a miles de seguidores de la organización islamista y unos 400 militares y policías han muerto, muchos de ellos en ataques de milicianos islamistas en la península del Sinaí, que hace frontera con Israel y la Franja de Gaza.