Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Hermanos Musulmanes anuncia una huelga de hambre de 17.000 detenidos "sin justificación alguna"

El movimiento islamista egipcio Hermanos Musulmanes ha anunciado que 17.000 simpatizantes de este grupo político que están detenidos "sin justificación alguna" van a iniciar una huelga de hambre por la injusticia que están sufriendo.
"Unos 17.000 detenidos en prisión preventiva en las cárceles de la junta militar han empezado una huelga de hambre en protesta por la grave injusticia que se les están infligiendo", ha explicado el movimiento islamista, en un comunicado.
Los arrestados, según ha subrayado, están "detenidos ilegalmente en prisión preventiva sin justificación alguna". "Si son liberados, no pueden ver las pruebas de la fiscalía ni pueden huir al extranjero. Sus casas y sus trabajos son bien conocidos por las autoridades", ha advertido.
Hermanos Musulmanes ha incidido en que estos arrestados sufren unos "tremendos maltratos y abusos". "Apenas pueden respirar en celdas atestadas con diez veces más presos de los que pueden albergar y sin ventilación. Todavía son peores las horrendas y repetidas torturas, de las que no se libran ni los ancianos ni los menores", ha relatado.
Hermanos Musulmanes ha denunciado la "sistemática política de brutalidad" que tiene la "junta militar" en "contra de la voluntad del pueblo egipcio". "Las autoridades del golpe empezaron con asesinatos, incendios y derramamientos de sangre y continuaron con encarcelamientos indebidos y torturas, confiando en que el pueblo abandone su exigencia de libertad y dignidad y sus derechos", ha afirmado.
El movimiento islamista, que fue declarado como organización terrorista por el Gobierno egipcio en diciembre de 2013, ha acusado a los "generales" que dirigen el país de estar decididos a "aplastar al pueblo", incluidos sus niños y ancianos, con sus "botas sangrientas". "Pero esto no sucederá, si Dios quiere", ha apostillado.
"Si miramos el tipo de personas que están injustamente en prisión, nos daremos cuenta de que representan a todo el pueblo egipcio, desde científicos, profesores universitarios y estudiantes a ingenieros, doctores y abogados. Hombres y mujeres, ancianos y jóvenes, incluso menores de catorce años. Algunos han sido condenados a muerte, otros a duras pensas de prisión de hasta 17 años, sólo por manifestarse pacíficamente para expresar su rechazo al golpe de Estado", ha explicado.