Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Hermanos Musulmanes emite un comunicado condenando la violencia y reiterando que sus medios son pacíficos

La organización islamista egipcia Hermanos Musulmanes ha publicado este martes un extenso comunicado en el que ha condenado los episodios de violencia en el país y ha subrayado su compromiso con los métodos de resistencia no violentos, distanciándose de cualquiera que actúe de otra manera.
"Las actividades y la lucha (de Hermanos Musulmanes) contra la corrupción y el despotismo están basados en el carácter pacífico y el rechazo a la violencia en todas sus formas, a pesar de los daños, detenciones, asesinatos, torturas y opresión que sufre el grupo", ha indicado en su comunicado.
El texto, que ha sido redactado por el secretario general del grupo, Mahmud Hussein, resalta que "miles de egipcios han muerto y Hermanos Musulmanes ha permanecido en el centro de los asesinatos, pero ninguno de sus miembros levantó un arma contra los asesinos".
Asimismo, y citando las palabras del expresidente Hosni Mubarak y del exministro del Interior Hassal el Alfi respecto a sus métodos no violentos, ha recalcado que sus acciones son pacíficas, incluso en momentos en los que el Gobierno se enfrenta a milicianos islamistas, a los que Hermanos Musulmanes ha condenado por sus ataques.
La formación ha recordado que ha anunciado "en decenas de ocasiones" su voluntad de participar en la vida política a través de medios legítimos y auspiciados por la ley y la Constitución.
"No es una cuestión de política y de maniobras. Es una cuestión de fe", ha indicado Hermanos Musulmanes en su comunicado, en el que ha incluido varias aleyas del Corán para respaldar sus afirmaciones.
De hecho, ha señalado claramente que cualquier persona que participe en actos de violencia está en desacuerdo con el grupo. "Hermanos Musulmanes anuncia, claramente y sin ninguna duda, su inocencia de cualquier tipo de violencia y condena todas las formas de terrorismo", ha recalcado.
En este sentido, ha argumentado que "aquellos que derramen la sangre de inocentes son socios de la maldad y están sumidos en el pecado", al tiempo que ha pedido a los responsables de los últimos atentados que ponga fin "inmediatamente" a la violencia.
"Aquel que se distancie (de estos principios) se ha trazado un camino diferente al de Hermanos Musulmanes", ha remachado, según ha informado el diario egipcio 'Al Ahram'.
DESIGNACIÓN COMO GRUPO TERRORISTA
Hermanos Musulmanes, que en sus bases se define como una organización islamista reformista que rechaza la violencia, fue derrocado del poder en Egipto en julio de 2013 a través de un golpe de Estado contra el entonces presidente, Mohamed Mursi, quien apenas un año antes se había convertido en el primer presidente electo de la historia del país.
El golpe militar supuso el inicio de una persecución contra Hermanos Musulmanes, ahora proscrito por unas autoridades que lo catalogan como grupo terrorista. A finales de marzo, un tribunal condenó a muerte a más de medio millar de islamistas por su responsabilidad en la muerte de un policía.
Asimismo, otro tribunal aplazó hasta el 28 de abril el juicio contra el guía supremo de Hermanos Musulmanes, Mohamed Badie, y otros 682 miembros de la formación por cargos que incluyen el asesinato. Por último, el fiscal general ordenó que 919 miembros del grupo sean juzgados por cargos que incluyen terrorismo y asesinato.
Las críticas por parte de diversas ONG internacionales contra el Ejecutivo interino por sus medidas represivas contra los manifestantes y los opositores y su decisión de catalogar a Hermanos Musulmanes como organización terrorista han sido constantes en los últimos meses.
Las fuerzas de seguridad han matado a miles de seguidores de la organización islamista y unos 400 militares y policías han muerto, muchos de ellos en ataques de milicianos islamistas en la península del Sinaí, que hace frontera con Israel y la Franja de Gaza.