Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Herrero no se arrepiente "de nada"

En declaraciones a los medios a su llegada a la Terminal 4 del aeropuerto de Barajas, a las 7.00 horas de hoy, Herrero acusó al presidente de Venezuela, Hugo Chávez, de "arrasar con la libertad de los ciudadanos" y lo definió como "un tipo que no entiende las reglas de la Democracia".
Además, el eurodiputado matizó que su postura allí no era de observador internacional, sino de "invitado por los partidos de la oposición", por lo que poseía "plena capacidad" para dar su opinión sobre lo que acontecía en torno a las elecciones.
"La Democracia no sólo depende de que haya unas elecciones, sino de que éstas se puedan desarrollar con ausencia de amenazas y de violencia, y con respeto a las ideas de cada uno; a mí me dio la impresión de que esas condiciones no se daban", explicó.
Por otro lado, Herrero cuestionó la actuación de la Embajada española en Venezuela porque, según dejó ver, hasta el momento ningún representante de dicha institución había mostrado preocupación por el estado del resto de los eurodiputados que todavía permanecen en el país. "No parece que se hayan portado muy bien, porque no ha ido nadie de la Embajada y ellos son los que están en más peligro, a mí ya no me pueden hacer nada", opinó.
Herrero relató que varios "representantes de la cancillería", junto a ocho policías, se presentaron en su hotel y le subieron en un coche "a la fuerza y sin mediar ningún tipo de explicación", sin informarle sobre el destino al que se dirigían.
Poco después, los policías que le acompañaban en el coche le dijeron que habían recibido la orden de expulsarle del país "por parte de la autoridad electoral" porque le habían declarado "persona non grata" en el país, y le llevaron hacia el aeropuerto.
Un policía se encargó de recoger sus documentos en el hotel y una vez en la terminal, pudo conocer que su avión tenía como destino Sao Paulo gracias a que él mismo le preguntó al sobrecargo de la aeronave.
"Lo único que deseo es que los venezolanos tengan la capacidad de expresarse y vivir en libertad, y de tener un régimen democrático que les permita desarrollar la dignidad a la que tienen derecho como seres humanos", concluyó.