Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Hillary se despide de la campaña y pide el voto para Obama

Clinton, en su despedida. Video: ATLAStelecinco.es
Hillary Clinton puso oficialmente fin a sus aspiraciones de convertirse en la primera mujer presidente de los EEUU, en un acto en el que mostró su total apoyo a Barack Obama y pidió a sus seguidores que le apoyen en noviembre.
"Ahora, que suspendo la campaña, quiero felicitar a Barak Obama y darle todo mi apoyo", dijo Clinton en su multitudinario acto de despedida en el National Building Museum, en Washington, en el que estuvo arropada por su marido, Bill Clinton, su hija Chelsea, y su madre Dorothy Rodham.
Como "Rocky", el boxeador de película con el que le gusta compararse, Hillary Clinton abandonó hoy la campaña electoral: dolorida, golpeada, pero entre los aplausos de un público delirante.
Clinton ha dicho adiós al sueño de su vida, la presidencia del país, y ahora está por ver cuál será su futuro político. Sus partidarios presionan muy fuerte para que Obama le proponga la vicepresidencia, algo que a todas luces ella aceptaría.
Durante los 17 meses que duró esta campaña, Hillary pasó de ser la favorita clara a ser la rezagada y a tener unas posibilidades cada vez menores. Pero nunca se dio por vencida.
El "supermartes", donde ella y sus estrategas contaban con cerrar la candidatura, acabó con un empate técnico. Pero once victorias consecutivas de Obama en febrero permitieron al senador por Illinois hacerse con una ventaja que, a la larga, se demostraría inexpugnable.
Ella nunca dejó de creer en sí misma y en que, como alegaba, era la candidata con más posibilidades de derrotar al republicano John McCain en las presidenciales de noviembre.
Logró conquistar segmentos clave del electorado demócrata: a las mujeres, en particular las mayores de cincuenta. A los hispanos, a los católicos y a los blancos de clase trabajadora. 1
Su campaña también se vio perjudicada por varios pasos en falso. El último, cuando en una entrevista aludió al asesinato de Robert Kennedy en 1968 en sus argumentos para continuar en la carrera electoral.
El triunfo de su rival pone fin a un objetivo para el que Hillary, acostumbrada a capear todo tipo de tormentas personales y políticas, se había preparado desde hace años.
En su 60 cumpleaños, en octubre, confesó haber pedido llegar a la Casa Blanca cuando al soplar las velas pidió un deseo. No se ha llegado a cumplir. Pero "Rocky" Clinton aún puede volver. El combate por la vicepresidencia aún no está perdido.