Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Historia sin final feliz: John Barnes no es el niño desaparecido en 1955

Imagen de Jerry Damman, padre de Steven, y una de las fotos del pequeño que se distribuyeron cuando desapareció.telecinco.es
Pero el FBI ha frustrado la ilusión de John Barnes, de 53 años, pero sobre todo la de los Damman, que en algún momento tuvieron la esperanza de que la misteriosa desaparición del pequeño tendría un final feliz. "Ahora todo es esperanza", afirmaba emocionada la hermana de Steven. "Parece un hombre sincero y realmente desearía que fuese él", añadía al Daily News de Nueva York.
Steven fue visto por última vez en un aparcamiento de la localidad de East Meadow, a una hora y media de Manhattan, donde había acudido con su madre y su hermana pequeña para hacer unas compras antes de empezar la celebración de Halloween. Pero desde aquella trágica 'noche de brujas' la familia Damman ha vivido un calvario.
El padre del niño secuestrado, que en la actualidad tiene 78 años y residente en Iowa, afirmaba al citado diario que sólo quiere saber "qué pasó y por qué", mientras que su madre, que acabó divorciándose de su marido, tuvo que ser medicada con morfina durante unos días y nunca llegó a atender a los medios de comunicación.
Los resultados de las pruebas de ADN han sido contundentes y John Barnes es John Barnes y la familia Damman tendrá que seguir esperando.