Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Hizbulá paraliza Beirut con una huelga general

Las fuerzas de seguridad y el Ejército se han desplegado en las principales zonas de la capital libanesa para evitar choques entre los simpatizantes de la oposición y los del Gobierno antisirio. Hizbulá encabeza una campaña contra el Gobierno del primer ministro Fouad Siniora desde noviembre de 2006, en la crisis política más profunda de Líbano desde la guerra civil que sufrió este país. 
Los manifestantes queman neumáticos y han colocado barricadas en varias calles de Beirut. Los pasos que unen los dos sectores de la capital libanesa, como los puentes Salim Salam, el Ring, Bechara el Jury y otros. La carretera al aeropuerto también permanece cortada y ya han salido 30 vuelos.
Las televisiones libanesas mostraron imágenes de hombres armados y enmascarados, mientras que la policía ha puesto alambres de espinos en una calle que conduce a la residencial del líder druso Walid Yumblat, por temor a un ataque.
Refuerzo de la seguridad
Las medidas de seguridad se han reforzado alrededor del Banco central del Líbano (BDL) donde se concentrarán los manifestantes, y de los ministerios del Interior y Turismo, frente a la primera institución.
Existe una gran inquietud en el Líbano a que esta manifestación degenere en violencia, al igual que en enero del año pasado, a pesar del refuerzo de las medidas de seguridad. La marcha pasará por áreas sensibles beirutíes donde a menudo se producen enfrentamientos.
La decisión del Gobierno libanés de acabar con la red de telecomunicaciones del Hizbulá por ser ilegal ha incrementado la tensión. Hizbulá ha llamado a sus partidarios a manifestarse y anunció que mañana su máximo dirigente, Hasan Nasrala, responderá a las medidas adoptadas por el Ejecutivo libanés. CGS