Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Hollande recibe al sacerdote Georges Vandenbeusch, secuestrado a mediados de noviembre en Camerún

El presidente de Francia, François Hollande, ha recibido este miércoles en el Elíseo al sacerdote Georges Vandenbeusch, secuestrado a mediados de noviembre en el extremo norte de Camerún por la secta islamista nigeriana Boko Haram.
"Contento de recibir al padre Georges, que irradia generosidad", ha escrito Hollande en su cuenta oficial de Twitter, recuperada para esta ocasión tras más de año y medio de inactividad. El mandatario ha tenido palabras para los seis franceses que siguen secuestrados en Malí y Siria: "No les olvidamos".
Vandenbeusch, por su parte, ha relatado parte de sus últimas semanas en una entrevista con la cadena France 2 en la que ha negado que haya sido liberado "por compasión", como han sugerido sus captores. En este sentido, ha desmentido que atendiese médicamente a los milicianos y, de hecho, ha subrayado que nunca le llevaron un herido.
De su mes y medio de cautiverio, ha recordado el "terrible aburrimiento" pasado y la tristeza de no poder volver a su parroquia en Camerún.
Vandenbeusch ha advertido de que Boko Haram, que tiene como principal meta la imposición de un estado islámico en Nigeria, no quería actuar contra los cristianos ni contra los franceses al secuestrarle, sino contra "los occidentales en general".