Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acuerdo entre Rusia y Ucrania para garantizar el suministro de gas

El presidente de Francia, François Hollande, y la canciller de Alemania, Angela Merkel, han aplaudido el acuerdo firmado entre Rusia y Ucrania, gracias a la mediación de la Comisión Europea, para poner fin a la guerra del gas y garantizar la seguridad de suministro durante este invierno, hasta marzo de 2015.

Kiev deberá pagar a Moscú de aquí a final de año un total de 3.100 millones de dólares en concepto de facturas de gas atrasadas. Lo hará en dos plazos: el primero, antes de finales de noviembre, de 1.450 millones de dólares; y el segundo, antes de que acabe el año, de 1.650 millones de euros.
A cambio, el gigante ruso Gazprom se compromete a suministrar gas a Ucrania por un precio de 385 dólares por 1.000 metros cúbicos, aunque Kiev deberá pagar por adelantado. El comisario de Energía, Günther Oettinger, que ha actuado como mediador en el acuerdo, ha dicho que Ucrania contará con fondos suficientes para comprar el gas necesario para pasar el invierno (4.000 millones de metros cúbicos, por un valor de 1.500 millones de dólares) gracias al apoyo de la UE y del Fondo Monetario Internacional.
"No puede haber mejor forma de concluir mi mandato en la Comisión que anunciando un acuerdo muy importante entre Ucrania y Rusia, un acuerdo al que la Comisión Europea ha contribuido con un esfuerzo muy paciente y determinado", ha dicho el presidente saliente, José Manuel Durao Barroso, en rueda de prensa.
Barroso ha dicho que el pacto "es un paso importante para la seguridad energética en el continente europeo". "Ahora no hay motivos para que los ciudadanos en Europa pasen frío este invierno", ha resaltado el presidente del Ejecutivo comunitario, que ha pedido a todas las partes que cumplan el acuerdo.
"Espero que este acuerdo contribuya a aumentar la confianza entre Rusia y Ucrania, que es fundamental para aplicar los acuerdos de Minsk" de alto el fuego en el este de Ucrania, ha dicho el político portugués.
El acuerdo se ha logrado en una ronda maratoniana final de negociaciones trilaterales que comenzó el miércoles por la tarde y en la que han participado el comisario Oettinger, y los ministros de Energía de Rusia, Alexander Novak y de Ucrania, Yuri Prodan.
Oettiger ha actuado de mediador para evitar que la UE se vea afectada por una crisis del gas como las de 2006 y 2009. Alrededor de un tercio del gas que consume la UE proviene de Rusia y aproximadamente la mitad viene a través de Ucrania.
La Presidencia francesa ha detallado que Hollande y Merkel se han reunido con los presidentes de Rusia y Ucrania, Vladimir Putin y Petro Poroshenko, respectivamente, tras la firma del acuerdo y que todos los mandatarios se han mostrado satisfechos con el mismo.
Rusia cortó el suministro de gas a Ucrania a mediados de junio debido a las facturas impagadas de Kiev y el desacuerdo sobre el precio de suministros futuros. Desde entonces, el Ejecutivo comunitario ha organizado numerosas reuniones trilaterales para tratar de forzar un pacto. La Comisión espera que este compromiso tenga un efecto de arrastre y contribuya a acercar posiciones entre Kiev y Moscú sobre la situación en el este de Ucrania.