Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Hollande se convertirá en el primer jefe de Estado francés en visitar Turquía en los últimos 22 años

El presidente de Francia, François Hollande, iniciará este lunes una visita oficial en Turquía, la primera que realiza un jefe de Estado francés en los últimos 22 años, con el objetivo de mejorar los lazos bilaterales.
Su visita se centrará en las conversaciones de adhesión de Turquía a la Unión Europea (UE), que se retomaron tras la llegada de Hollande a la Presidencia gala en 2012.
Sin embargo, el escándalo de corrupción desatado en diciembre y el despido y recolocación de cientos de policías, jueces y fiscales han provocado críticas en el seno de la organización regional contra el Gobierno de Recep Tayyip Erdogan.
Hollande tratará además la situación de conflicto que atraviesa Siria y los acontecimientos que rodean a la cumbre internacional sobre el conflicto, conocida como Ginebra II. Asimismo, abordará el posible reinicio de las conversaciones con Chipre sobre la disputa territorial.
El presidente francés estará acompañado por sus ministros de Economía, Comercio Exterior, Defensa, Energía, Agricultura y Energía, según ha informado el diario turco 'Hurriyet'.
Está programado que Hollande se reúna además con el presidente, Abdulá Gul, y el líder del Partido Republicano del Pueblo (CHP), Kemal Kiliçdaroglu, así como con la viuda del periodista turco-armenio Hrant Dink, asesinado hace siete años.
Las relaciones entre Francia y Turquía han sido tensas desde hace décadas respecto al genocidio armenio, reconocido como el primer genocidio sistemático de la Edad Moderna y segundo caso más estudiado, por detrás del Holocausto judío.
Pese a ello, Turquía, que no niega que las masacres de civiles armenios ocurrieran, no admite que se tratase de un genocidio, y arguye que las muertes no fueron resultado de un plan de exterminio masivo dispuesto por el Estado otomano, sino que se debieron a las luchas interétnicas, las enfermedades y el hambre durante el confuso periodo de la Primera Guerra Mundial.
En la actualidad, el reconocimiento y la presentación de disculpas por el genocidio armenio es una de las principales exigencias de la UE para tramitar la entrada de Turquía en la organización, motivo por el que es un asunto muy delicado a nivel político y geoestratégico.