Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Hollande pide que los países europeos se encarguen de su seguridad "en primer lugar"

El presidente francés, François Hollande, ha defendido este viernes su proyecto de "una Europa de la Defensa" y la necesidad de que sean los países europeos los que se encarguen "en primer lugar" de su propia seguridad y ha abogado por una mayor cooperación entre la UE y la OTAN.
"Soy favorable a una Europa de la Defensa. Quiero que la defensa de Europa pueda ser garantizada, en primer lugar, por los europeos", ha defendido Hollande en una breve comparecencia conjunta con el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, para preparar la cumbre de la OTAN a principios de julio en Varsovia.
Eso sí, Hollande no ha negado que se garantice "en el marco de la Alianza" tras recordar que "su razón de ser" es precisamente "el artículo v del tratado que ha fundado la Alianza" de defensa colectiva "que prevé que un ataque armado contra uno o varios aliados sería considerado como una ataque dirigido contra todos". "Es la clave de la Alianza y esta reafirmación (en la cumbre de Varsovia) para mí es esencial", ha subrayado.
El presidente galo ha defendido con todo que "la relación entre la OTAN y la UE es esencial" y ha insistido en que la OTAN "debe perseguir el desarrollo de su relación con la Unión Europea". "La ciberdefensa forma parte de las prioridades de Francia. Es más necesaria todavía en la lucha contra el terrorismo", ha subrayado.
En un claro mensaje a Rusia ante los planes de la Alianza de reforzar su presencia militar en los bálticos y Polonia tras la intervención rusa en Ucrania, Hollande ha dejado claro que "la OTAN no busca enemigos" y "no está en una postura agresiva y mucho menos de provocación" pero sí debe "trabajar y evolucionar en un solo objetivo: el de la protección de los aliados". "La solidaridad no puede cuestionarse", ha zanjado.
También ha subrayado la importancia de dejar claro que "la defensa antimisil de la OTAN no está dirigida contra Rusia" sino a la protección de los aliados de la amenaza de ataques de misiles balísticos de países fuera del espacio euroatlántico y no puede socavar sus capacidades de disuasión para evitar "malentendidos", aunque también ha criticado algunas incomprensiones "deliberadamente excesivas".
"Una nueva Guerra Fría no está en el interés de nadie", ha avisado Stoltenberg, por su parte, que ha recordado que la OTAN sigue abierta al diálogo con Rusia y ha defendido que el refuerzo militar previsto en el flanco este "es defensivo y proporcional" en respuesta a la intervención rusa en Ucrania.
LA OTAN NO ESTÁ PARA INTERVENIR EN TODOS LOS LADOS
Hollande también ha rechazado de plano que la OTAN intervenga en todos los conflictos en el mundo aunque sí ha admitido la posibilidad de apoyos puntuales a países que lo pidan.
"No es cuestión de que la Alianza intervenga en todos los lugares. No es su función. No es su mandato y no está en su interés. Sí tenemos que abordar lo que ocurre en Oriente Próximo, África, las amenazas terroristas, pero no le compete a la OTAN. No es su vocación intervenir", ha zanjado el presidente galo, que "caso por caso" no ha descartado que "pueda haber apoyos que se puedan aportar a países que hagan una petición".
El secretario general aliado ha defendido que "una de las mejores armas" de la OTAN para combatir el terrorismo es ayudando a consolidar las fuerzas de terceros países y ha recordado que ya apoyan a Irak, Jordania y Túnez. "La OTN puede y debe hacer más", ha concluido.