Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Hollande dice que no aceptará un acuerdo para expulsar refugiados a Turquía si no incluye ayuda para Grecia

El presidente de Francia, François Hollande, ha advertido este jueves de que no aceptará un acuerdo para deportar a Turquía a los refugiados sirios, si no se trata de un pacto "global" que incluya ayuda para Grecia.
"Es ella (Grecia) quien asegura nuestra frontera exterior, es ella la que tiene refugiados bloqueados, es a ella a la que hay que apoyar financieramente", ha defendido Hollande, en declaraciones a la prensa a su llegada al Consejo Europeo.
El mandatario galo ha recordado que el objetivo de la cumbre europea de este jueves es la de aportar "precisiones y garantías" al preacuerdo que la UE cerró con Ankara el pasado 7 de marzo, con el objetivo de que sea plenamente compatible con el Derecho Internacional y respeta las disposiciones de la directiva de asilo.
"No aceptaré un acuerdo si no es global y lo será si hay garantías de parte de Turquía y si Grecia es ayudada", ha insistido.
A juicio de Hollande, es esencial que los líderes de la UE puedan "decir a los ciudadanos europeos que estamos aportando una solución común a un problema muy grave".
Las bases del acuerdo se cerraron la semana pasada entre la UE y Ankara y contemplan la expulsión a Turquía de todos los inmigrantes irregulares que lleguen a Grecia, aunque desde Bruselas se asegura que no habrá devoluciones en caliente o colectivas y que se dará un trato individualizado a cada solicitud de asilo.
A cambio, la UE se compromete a reubicar en los estados miembros a un número equivalente de refugiados sirios instalados ya en Turquía, bajo el patrón de "uno por uno", hasta que se logre frenar el flujo irregular en la frontera.
El Gobierno turco aspira, además, a doblar hasta los 6.000 millones de euros la ayuda europea recibida para atender a los refugiados y agilizar tanto el fin de la exigencia de visados, como la apertura de nuevos capítulos para la adhesión.
Sobre la exención de visados a los turistas turcos, que el borrador de acuerdo sitúa a finales de junio de este año, Hollande ha querido subrayar que para que esta medida entre en vigor es necesario que Turquía cumpla antes con todos los criterios que se le exigen.