Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Hollande renuncia a reformar la Constitución francesa

Quería retirar la nacionalidad a los ciudadanos que fueran condenados por terrorismo
El presidente francés, François Hollande, ha anunciado este miércoles que renuncia a llevar a cabo una reforma de la Constitución con la que, entre otras cosas, se contemplaba permitir retirar la nacionalidad francesa a los ciudadanos que fueran condenados por terrorismo, medida que había suscitado un fuerte debate en el país y sobre la que no había acuerdo parlamentario.
"He decidido, tras reunirme con los presidentes de la Asamblea Nacional y del Senado, cerrar el debate constitucional", ha anunciado Hollande en una declaración a la nación desde el Elíseo al término del Consejo de Ministros.
"Constato que actualmente la Asamblea Nacional y el Senado no han conseguido ponerse de acuerdo sobre un mismo texto y que por tanto no cabe esperar un compromiso sobre la retirada de la nacionalidad para los terroristas", ha reconocido.
Asimismo, Hollande ha constatado que "una parte de la oposición es hostil a cualquier revisión constitucional, ya sea sobre el estado de urgencia o sobre la reforma de la magistratura" y ha lamentado "esta actitud" ya que, en su opinión, dada la situación que atraviesa el país tras los atentados de París "debemos hacer todo lo posible para evitar las divisiones".
Hollande había anunciado su plan de reformar la Constitución tres días después de los atentados del 13 de noviembre que dejaron 130 muertos en un mensaje solemne a ambas cámaras del Parlamento en el Palacio de Versalles.
Sin embargo, la propuesta de retirar la nacionalidad a terroristas había generado un acalorado debate entre los partidarios y detractores de la medida. Precisamente, las diferencias en las filas del Partido Socialista respecto a la propuesta provocó la salida a finales de enero de la ministra de Justicia, Christiane Taubira. Finalmente, ambas cámaras no han conseguido alcanzar un texto de consenso para adoptar la medida.