Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Hollande cierra un "año de sufrimiento y resistencia" con la "esperanza" puesta en 2016

El presidente de Francia, François Hollande, ha subrayado en su mensaje de fin de año que, tras un "año de sufrimiento y resistencia" marcado por el terrorismo, 2016 se presenta como un "año de firmeza y de esperanza", aunque las amenazas en materia de seguridad seguirán estando muy presentes.
Con tono firme y solemne, Hollande ha despedido el año con un mensaje en el que el riesgo terrorista ha estado muy presente. "Os debo la verdad, no hemos terminado con el terrorismo, la amenaza está ahí y sigue siendo la misma", ha advertido.
El mandatario galo ha destacado que, como jefe de Estado, el "primer deber" que tiene es el de "proteger" a la ciudadanía, especialmente en un año marcado por "tragedias" como las del ataque a la revista satírica 'Charlie Hebdo' o la cadena de atentados perpetrada en París el 13 de noviembre.
"A pesar del drama, Francia no ha cedido", ha recalcado Hollande, "orgulloso" de una ciudadanía a la que ahora quiere convencer de que es necesario atacar la "raíz del mal", en alusión a los bastiones yihadistas de Siria e Irak. Los bombardeos contra Estado Islámico en estos dos países seguirán "mientras sea necesario", ha apostillado.
En el ámbito interno, Hollande ha emprendido una serie de reformas relativas a la seguridad, como una reforma constitucional que incluya el estado de emergencia o un plan para retirar la nacionalidad a terroristas condenados. El presidente ha lanzado un mensaje al Parlamento y ha señalado que, si bien "el debate es legítimo", todas las partes deben "asumir sus responsabilidades".
Hollande ha acudido a los Campos Elíseos para saludar personalmente a parte del dispositivo movilizado para garantizar la seguridad durante las celebraciones de Nochevieja. En total, 11.000 policías, militares, bomberos y miembros de Protección Civil han estado desplegados en París y sus alrededores.
EL PARO, "PRIORIDAD"
Hollande ha repasado, además, otros desafíos políticos al margen de la seguridad y el terrorismo y ha citado, como "primera prioridad", la lucha contra el paro. No en vano, el presidente ha manifestado en varias ocasiones que no se presentará de nuevo al Elíseo si no logra reducir la tasa de desempleo.
Por otra parte, el presidente galo ha aludido a la cumbre del clima celebrada recientemente en París y que ha considerado un "éxito", con un "resultado considerable" que se traducirá, según sus palabras, en proyectos futuros que permitirán un "crecimiento verde".