Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Hollande transmite a Masum el respaldo de Francia a las nuevas autoridades iraquíes

El presidente de Francia, François Hollande, ha mantenido este jueves una conversación con su homólogo iraquí, Fuad Masum, en la que ha expresado su respaldo a las nuevas autoridades en su intento por unir a la población para hacer frente a la amenaza que supone el grupo extremista suní Estado Islámico.
Asimismo, ha asegurado que París "ha puesto todo de su parte en los esfuerzos internacionales para entregar ayuda humanitaria a las poblaciones necesitadas y para apoyar a las fuerzas de seguridad en su lucha contra el Estado Islámico".
Hollande ha afirmado además que "la ayuda humanitaria francesa será ampliada", al tiempo que ha confirmado a Masum "la entrega inminente de equipamiento militar", en respuesta a la petición formulada por el presidente de la región semiautónoma del Kurdistán, Masud Barzani.
En la actualidad el Ejército, las milicias aliadas chiíes y las fuerzas de seguridad kurdas (peshmerga) están intentando hacer retroceder a los insurgentes suníes liderados por el grupo extremista suní Estado Islámico --antiguo Estado Islámico de Irak y el Levante (ISIS)--.
El Estado Islámico es una organización 'yihadista' nacida en Irak y relacionada --aunque no vinculada-- con la red terrorista Al Qaeda. Con la sublevación en 2011 contra el régimen del presidente sirio, Bashar al Assad, el grupo penetró en Siria y desde allí ha lanzado en las últimas semanas una ofensiva que le ha permitido hacerse con el control del norte y el oeste de Irak.
El ISIS proclamó a finales de junio el Califato Islámico y nombró califa a su líder, Abú Bakr al Baghdadi. La nueva organización se declara Estado independiente y reclama que todos los musulmanes del mundo le juren fidelidad.
Desde entonces, ha lanzado numerosas campañas de venganza contra la comunidad chií y otras comunidades minoritarias de las zonas que controla, como la cristiana y la yazidí, ejecutando a decenas de personas y destruyendo numerosos lugares de culto.