Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Hombres armados irrumpen en la sede de la cadena libia Nabaa TV y cortan sus emisiones

Hombres armados han irrumpido en la noche de este miércoles en la sede de la cadena libia Nabaa TV en la capital, Trípoli, y han cortado sus emisiones, según ha informado el diario local 'The Libya Herald'.
Tras el suceso, la cadena ha suspendido las emisiones, y en la actualidad emite el siguiente mensaje: "Los residentes de Trípoli han cerrado esta cadena, que incitaba a la guerra y al odio. Denunciaremos a los que trabajen para ella".
El incidente ha tenido lugar poco después de que la cadena, cuya línea editorial es cercana a las autoridades autoproclamadas en la capital, emitiera un mensaje del líder de este Gobierno, Jalifa Ghwell, reclamando al primer ministro del gobierno de unidad, Fayez Serraj, que abandone Trípoli.
Serraj ha logrado llegar este miércoles a Trípoli junto a varios miembros de su equipo, tras meses de intentos fallidos para acceder a la capital del país, cuyo espacio aéreo había sido cerrado para impedir que volara hasta la ciudad.
La llegada del Gobierno de unidad nacional tiene especial importancia porque es uno de los puntos contemplados el Acuerdo Político de Libia, el pacto firmado en diciembre de 2015 en Marruecos por las partes enfrentadas para poner fin a la crisis política que vive el país.
El acuerdo establece que el nuevo gabinete tendrá su sede en Trípoli, para lo que es necesario alcanzar una serie de compromisos que garanticen la seguridad del Ejecutivo.
El Acuerdo Político de Libia establece la creación de un gobierno de unidad nacional con un primer ministro de consenso apoyado por un Consejo Presidencial con seis viceprimeros ministros y tres ministros, que ya han sido elegidos.
El pacto también contempla la creación de un Consejo de Estado, que será un órgano consultivo integrado por unos 150 representantes que proceden del Congreso General Nacional de Trípoli.
El Parlamento, por su parte, queda constituido por los miembros de la Cámara de Representantes de Tobruk, mientras que el Gobierno todavía no tiene asignada su sede. Las nuevas autoridades tendrán que alcanzar algunos acuerdos de seguridad para poder establecer en un futuro próximo la sede del Ejecutivo en Trípoli.