Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Hong Kong advierte a los manifestantes de que no tienen ninguna oportunidad de conseguir sus demandas

El gobernador de Hong Kong, Leung Chun-ying, ha advertido este domingo a los manifestantes que llevan semanas acampados frente a la sede del Gobierno de la antigua colonia británica de que tienen "cero oportunidades" de conseguir que sus demandas, entre las que se encuentra su propia dimisión, se hagan realidad.
El mandatario ha realizado estas declaraciones durante una entrevista en televisión, en la que ha denominado el movimiento Occupy Central como "un movimiento de masas que se ha descontrolado" y ha asegurado que la ola de protestas que han tenido lugar durante las últimas semanas "no pueden ser consideradas una revolución".
Leung ha repetido en dos ocasiones que está tranquilo y seguro de que las protestas "no durarán mucho tiempo". En este sentido, ha asegurado que su Gobierno intentará convencer a los manifestantes para que abandonen la carretera en la que han acampado, por lo que la Policía empleará la fuerza mínima si finalmente es necesario.
"Tenemos una responsabilidad de hacer cumplir la ley pero este incidente es muy especial", ha reconocido el gobernador. "Esto es por lo que el Gobierno, las fuerzas de seguridad incluidas", han estado manejando este incidente con la máxima tolerancia", ha asegurado, según ha recogido el diario 'South China Morning Post'.
Respecto a la posibilidad de mantener un diálogo con los manifestantes, Leung se ha mostrado tajante y ha asegurado de que hay "cero oportunidades" de que sus demandas se hagan realidad. Las principales cuestiones que plantean los activistas son un aumento de la democracia y que los candidatos al Gobierno no tengan que pasar un filtro previo de Pekín.
Además, Leung ha reiterado que no piensa dimitir. "Creo que mi dimisión no resolverá el problema", ha asegurado. "Están demandando que el Congreso Nacional del Pueblo de China retire su decisión y nominación civil, algo que es imposible", ha afirmado.
El mandatario también ha hecho referencia al uso de gas lacrimógeno por las fuerzas de seguridad para dispersar las protestas el pasado 28 de septiembre, una decisión que ha sido muy criticada. Leung ha asegurado que ha formado parte de la decisión que ha puesto fin a su uso.
"Podría haber habido bajas y una estampida si no se hubiese empleado gas lacrimógeno para dispersar a la multitud", ha explicado. Leung ha considerado que la población hongkonesa tiene que tener "confianza en el juicio de la Policía y en que no ha habido motivación política".