Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Hong Kong reconoce no tener "experiencia" para hacer frente a las protestas

El secretario de Finanzas de Hong Kong, John Tsang Chun-wah, ha reconocido este domingo que el Gobierno de la antigua colonia británica no tiene "experiencia ni preparación psiológica" para hacer frente a las multitudinarias protestas y acampadas que durante una semana han pedido una mejora de la democracia.
Tsang ha mostrado su "preocupación" por las protestas "sin precedentes" lideradas por Occupy Central de Hong Kong en una publicación en su blog que ha recogido el diario 'South China Morning Post' en su edición digital.
El 'número tres' del Gobierno hongkonés ha reconocido que "no duerme bien" desde el comienzo de las protestas y ha asegurado estar preocupado por la "gravedad" de las protestas. "Han superado completamente todas las expectativas", ha afirmado.
"Es difícil no estar preocupado de que pueda tener lugar un caos más grave", ha afirmado Tsang. Estas declaraciones han tenido lugar días después de que 19 personas fuesen detenidas y 18 heridas en enfrentamientos entre manifestantes y partidarios de Pekín.
"Innegablemente, la transformación de un movimiento masivo en este momento no tiene precedente. El Gobierno, los partidos polítivos, los grupos, los medios de comunicación y el público no tienen preparación para hacer frente a esta situación", ha subrayado.
Tsang ha explicado que debido a esta falta de preparación es más difícil que la situación en Hong Kong "se resuelva". "Este evento es un importante examen para toda la población de Hong Kong. Su tratamiento exigirá la paciencia y sabiduría de todos", ha afirmado.
Miles de manifestantes se han concentrado a lo largo de ocho días en el centro de Hong Kong convocados por organizaciones estudiantiles y el movimiento Occupy Central para exigir que en las elecciones a gobernador de 2017 puedan participar todos los candidatos que así lo deseen, sin el filtro previo del Comité Electoral que pretende imponer Pekín.