Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La IATA insta al Gobierno de Venezuela a respetar los estándares aéreos globales

La Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) ha instado al Gobierno de Venezuela a que respeten los estándares globales para asegurar la competitividad y sostenibilidad del transporte aéreo en el país.
En un comunicado, la IATA ha señalado que "Venezuela, desafortunadamente, está desconectándose del mundo en cuanto a la conectividad aérea se refiere. Como cualquier país necesita una conectividad robusta y los importantes beneficios económicos que esta genera".
Sin embargo, el vicepresidente regional de para Latinoamérica de la IATA, Peter Cerdá, ha recalcado que "el Gobierno de Venezuela no está cumpliendo con los requisitos necesarios para que esto ocurra", como la retención de 3.800 millones de dólares que pertenecen a las aerolíneas o un sistema de venta de combustible que perjudica a las aerolíneas internacionales en Venezuela.
CONTROL DE DIVISAS Y COMBUSTIBLE
La negativa de Venezuela a repatriar los fondos de 3.800 millones de dólares (3.242,9 millones de euros) de las aerolíneas viola los tratados internacionales de los que este país es signatario, como las disposiciones de los tratados de inversión bilaterales, que exigen la inmediata repatriación de los ingresos al país de origen de las compañías aéreas.
Venezuela tampoco garantiza un trato igualitario para las diferentes aerolíneas que compiten en el país. El Gobierno venezolano exige el pago en dólares por compras de combustible a las aerolíneas extranjeras, medida que contradice la naturaleza no discriminatoria del Convenio de Chicago, ratificado por Venezuela, y que resulta especialmente problemático si se tiene en cuenta que la compra de combustible es una de las escasas vías que tienen las aerolíneas de gastar los fondos acumulados en moneda local y que no pueden repatriar.
"En muchos lugares del mundo hemos visto que, cuando los gobiernos aplican un marco regulatorio diferente al establecido a nivel internacional, los pasajeros y la industria sufren. Y es el caso de Venezuela. Las aerolíneas quieren servir al país pero necesitan tener unas garantías mínimas de estabilidad económica y social para poder seguir invirtiendo en el país", señaló Cerdá.