Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La INPAT aplaude la celebración de elecciones para elegir al próximo líder político de Tíbet

La Red Internacional de Parlamentarios para el Tibet (INPAT) ha aplaudido este lunes la celebración de elecciones para elegir al líder político que dirigirá a los tibetanos durante los próximos cinco años, recalcando que "la democracia es el mejor camino para satisfacer las aspiraciones de un futuro mejor".
En su comunicado, la INPAT ha felicitado a los tibetanos "por su compromiso y entusiasmo en la participación en la campaña (electoral) y el proceso de votación", al tiempo que ha argumentado que la votación supone un respaldo "a la solución política".
"Pedimos a la comunidad internacional, los parlamentos nacionales, los gobiernos y las ONG que apoyen a la comunidad exiliada, que busca una solución políticas a las casi seis décadas de conflicto a través de acciones no violentas y negociaciones", ha agregado.
Así, ha recalcado que las elecciones "han sido competitivas" y que los tibetanos "han tenido la oportunidad entre Lobsang Sangay (quien actualmente encabeza el Gobierno tibetano en el exilio) y el presidente del Parlamento, Penpa Tsering".
Según los resultados recogidos por el diario 'Tibet Sun', Sangay marcha en cabeza con 3.081 votos, mientras que Tserign ha recabado hasta el momento 2.107 respaldos. Los resultados no serán anunciados hasta el 27 de abril.
La votación ha tenido lugar después de que el Dalai Lama, de 80 años de edad, decidiera depositar su autoridad política en un sistema democrático como manera de preservar su legado, y los rumores sobre su precario estado de salud -- este año viajó a Estados Unidos para recibir tratamiento -- no han hecho más que reforzar la importancia de esta votación.
El líder electo o "Sikyong" será el único responsable de las decisiones políticas y diplomáticas, a la espera de que el Dalai Lama elija finalmente a su sucesor.