Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El ISIS pide a los milicianos suníes de Anbar que no depongan las armas y continúen la lucha contra el Ejército

El Estado Islámico de Irak y el Levante (ISIS), vinculado a la organización terrorista Al Qaeda, ha solicitado este martes a los milicianos suníes iraquíes que combaten contra las tropas gubernamentales en la provincia de Anbar que no abandonen las armas, argumentando que se trata de una elección entre el conflicto y la esclavitud.
"O, pueblo suní, que fuiste forzado a tomar las armas (...) no las abandones ahora, ya que (los chiíes) te esclavizarán y no volverás a levantarte", ha dicho el portavoz del grupo, el jeque Abu Mohamed al Adnani, a través de un mensaje de audio, según ha recogido la cadena de televisión emiratí Al Arabiya.
El comunicado ha sido emitido en medio de los enfrentamientos entre el grupo extremista y el Ejército en la localidad de Faluya, apenas un día después de que la Policía y las tribus de Ramadi retomaran el control de dicha ciudad tras expulsar a los últimos combatientes del ISIS.
Las Fuerzas Armadas iraquíes han desplegado este martes tanques y artillería en los alrededores de Faluya, de cara a una inminente operación militar que los líderes locales confían en evitar. Las tribus han pedido a las milicias islamistas que abandonen la ciudad, situada en la provincia de Anbar y cercana a Bagdad.
Tanto las fuerzas de seguridad como los responsables tribales han reconocido que el primer ministro, Nuri al Maliki, mantiene paralizada la ofensiva del Ejército a la espera de ver si los esfuerzos de los grupos locales surten efecto y los combatientes del ISIS abandonan la zona.
La salida de las tropas estadounidenses del país y el conflicto en Siria, con fuertes connotaciones sectarias, ha exacerbado las tensiones entre la comunidad suní y el Ejecutivo de Al Maliki, que tienen como puntos de fricción un sistema judicial que discrimina sistemáticamente a los suníes y la exclusión de esta comunidad de los altos cargos de la Administración iraquí.
No en vano, los enfrentamientos violentos con tintes sectarios entre la minoría suní y la dominante comunidad chií ya eran una tónica habitual, reminiscencia de los años de guerra en Irak tras la ocupación estadounidense --especialmente entre los años 2006 y 2007--.
Los levantamientos populares contra el Gobierno, asimismo, encontraron su germen en la ola de levantamientos de 2011 en Oriente Próximo y el norte de África, conocida como la 'Primavera Árabe', que empujó a los suníes a rebelarse pacíficamente contra Al Maliki.