Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El llanto de una niña cuando le rapan el pelo en Idomeni

Su padre le rapa el pelo porque tiene piojos y ella no puede evitar las lágrimas. Son iraquíes, huyeron del Estado Islámico y de la guerra y están en el campo de refugiados de Idomeni, esperando no saben muy bien qué frente a una frontera cerrada. Como ellos, 50.000 refugiados más. Su destino depende de lo que hoy decida Bruselas.