Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El líder de la Iglesia maronita aboga por el retorno de los refugiados sirios a zonas seguras del país

El Patriarca de Antioquía y metropolitano de la Iglesia católica maronita, Beshara Butros Rai, ha afirmado este miércoles que los refugiados sirios presentes en el país deberían ser alojados en campamentos en zonas seguras en el interior del país.
"¿Por qué no se pueden abrir algunos campos para ellos en (zonas del) territorio sirio donde haya seguridad? Siria es 20 veces más grande que Líbano", ha dicho, en una nueva muestra de frustración entre la población libanesa por la carga que supone la presencia de más de un millón de refugiados sirios en el país, lo que supone una cuarta parte de la población total.
"Hay mucho espacio en zonas seguras (en Siria), al menos para facilitar el paso de ayuda humanitaria entre las fronteras de ambos países", ha agregado, según ha informado el diario libanés 'The Daily Star'.
Asimismo, ha dicho que la población "dio la bienvenida a los sirios, pero ahora está pagando un precio por hacerlo". "Se quedan con el trabajo de los libaneses, que están fuera del mercado laboral", ha argumentado.
El flujo de refugiados sirios ha aumentado ante los avances de las tropas gubernamentales, respaldadas por el partido-milicia chií libanés Hezbolá, en la zona fronteriza en la región de Qalamun, lo que hace improbable que quieran regresar a esas áreas mientras sigan controladas por dichas fuerzas.
A mediados de marzo, el presidente de Líbano, Michel Suleiman, afirmó que el país no puede dar acogida a más refugiados sirios y pidió que los desplazados sean trasladados a zonas seguras en Siria, argumentando que suponen una gran carga económica para el país.
"Líbano no puede hacer frente a la llegada de mil refugiados más. No puede soportar más refugiados. El asunto está fuera de toda duda", sostuvo. En este sentido, explicó que el país "ya hace frente al problema de los refugiados palestinos, que en la actualidad suponen un número alto de personas".
La semana pasada, la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) cifró en más de un millón el número de refugiados sirios registrados en Líbano --la mitad de los cuales son niños--, en lo que describió como "un hito terrible".
La agencia de Naciones Unidas indicó que Líbano se ha convertido en el país con una mayor concentración per cápita de refugiados sirios y que está haciendo frente a una situación "que no da muestras de ralentizarse".
"El flujo de un millón de refugiados sería masivo para cualquier país. Para Líbano, una pequeña nación sacudidas por dificultades internas, el impacto es muy importante", dijo el alto comisionado para los Refugiados, Antonio Guterres.
En base a las cifras que maneja ACNUR, en abril de 2012 había registrados 18.000 refugiados sirios, cifra que aumentó hasta los 356.000 en abril de 2013 y que se ha disparado hasta el millón en el último año. El organismo registra a 2.500 refugiados sirios al día.