Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Iglesia ortodoxa rusa e Iglesia católica polaca hacen un llamamiento al "perdón" y a la "reconciliación"

La Iglesia ortodoxa rusa y la Iglesia católica polaca han hecho un llamamiento "al perdón, a la reconciliación y al diálogo" para sanar viejas heridas y emprender "la vía de la renovación espiritual y material" en el documento 'Mensaje común a los pueblos de Rusia y de Polonia', según ha informado Radio Vaticano.
El texto se ha hecho público con motivo del "histórico" encuentro que el arzobispo Jozef Michalik, presidente de la Conferencia Episcopal de Polonia, y el patriarca de Moscú y de todas las Rusias, Kirill, han mantenido este viernes en Varsovia.
En él, los líderes religiosos hablan de los desafíos de un siglo que, a su juicio, está marcado por la secularización y la indiferencia religiosa. "Queremos reforzar la tolerancia y, sobre todo, queremos defender las libertades fundamentales, en primer lugar la libertad religiosa y el derecho de la presencia de la religión en la vida pública", añaden.
Asimismo, abogan por defender la familia fundada en la relación estable entre un hombre y una mujer como "garante de estabilidad social y signo de esperanza para la sociedad"; al tiempo que critican la promoción del aborto y la eutanasia, que califican de pecados graves "contra la vida y deshonor de la civilización moderna".
Además, lamentan el rechazo de los valores tradicionales y la eliminación de la esfera pública de los símbolos religiosos. "El laicismo falsamente entendido toma la forma del integrismo y es una de las formas del ateísmo", aseguran.
Finalmente, el texto afirma que "Cristo resucitado es la esperanza para nuestras Iglesias y para el mundo entero" e invoca la protección de la Virgen María en este proceso de reconciliación entre ambas Iglesias.