Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Iglesia venezolana impulsará el diálogo entre Gobierno y oposición pero sin participar

El presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana asegura que no comparte el proyecto del Gobierno y que ellos "acompañan al pueblo"
El presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV), monseñor Diego Padrón, ha ofrecido este miércoles su ayuda al pueblo venezolano y ha presentado a la Iglesia del país como un medio para impulsar el "necesario diálogo" entre el Gobierno de Nicolás Maduro y la oposición, siempre y cuando, la institución quede fuera de dichas conversaciones.
"No quiero ser intermediario, más bien preferiría impulsar el diálogo pero quedando libre para no tener que callar en algún momento. Impulsar el diálogo, favorecerlo, pero quedando fuera", ha dicho en un encuentro con la prensa en Madrid a su regreso del Sínodo de la Familia celebrado en Roma. Solo así, ha reconocido, la Iglesia podrá ver desde fuera los avances y los desacuerdos y opinar sobre ambos bandos.
Según ha explicado Padrón, el conflicto que vive Venezuela tiene sus raíces en una profunda crisis económica. "El Gobierno no tiene la posibilidad de responder a los compromisos internacionales ni a las necesidades del pueblo", ha denunciado.
Una incapacidad que, en su opinión, radica en la falta de producción en el país. Con un descenso de la producción agrícola, del hierro, electricidad e incluso del petróleo, Venezuela se enfrenta a la necesidad de tener que importar los productos más básicos para su abastecimiento. "No se produce nada en Venezuela, todo se importa. Cuando se va a comprar un medicamento o alimentos la respuesta es que no hay", ha explicado el religioso.
Esta situación, unida a problemas que ya existían en el país como la violencia y la inseguridad --porque subraya que "nadie está seguro en Venezuela"--, "afecta a las clases menos favorecidas que entran en un estado de descontento", ha añadido. Y es en este contexto en el que la Iglesia Católica en general y la venezolana en particular abogan por el diálogo.
"Creo sinceramente que el diálogo es el único camino que tenemos en Venezuela para resolver los problemas grandes. Si no se sienta el Gobierno y la oposición en una mesa con una agenda y con unos puntos claves para llegar a un consenso, no vamos a resolver nada", ha pedido monseñor Padrón. "Porque está demostrado que la violencia solo nos lleva a más violencia", el presidente de la CEV ha mencionado a los países de UNASUR como posibles aliados en este proceso. Algo que ha pedido en varias ocasiones el Papa Francisco.
MENOS TENSIÓN CON EL GOBIERNO
Padrón también ha reconocido que se está viviendo una mejora en la relación de la Iglesia Católica venezolana con el Gobierno gracias a la figura y al comportamiento del actual presidente. "Este Gobierno de Maduro ha bajado ciertamente el nivel de confrontación porque con Chávez era muy fuerte el choque entre él, personalmente, y la Iglesia", ha explicado.
La institución ha abierto nuevos lazos de relación con el Ejecutivo que el religioso define como "ventanas que nos permiten dialogar" aunque no sea de manera constante.
Aun así, ha querido dejar clara cuál es la posición de la Iglesia venezolana con respecto al Gobierno y por eso ha subrayado: "No compartimos el proyecto, nosotros acompañamos al pueblo en el camino de sus dificultades".