Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Illinois destituye al gobernador acusado de intentar vender el escaño de Obama

Rod Blagojevich, en una imagen de archivo.telecinco.es
Blagojevich, de 52 años, se convierte así en el octavo gobernador de la historia de EEUU en ser sometido a un juicio político y en ser cesado de su puesto mediante ese proceso. En concreto, es el primer gobernador de EEUU en más de 20 años en ser depuesto de su cargo mediante un juicio político.
El gobernador de Illinois fue detenido el mes pasado, después de que fiscales federales lo acusaron de que había tratado de vender el escaño de senador que dejó vacante el presidente Barack Obama, tras ser elegido en noviembre del año pasado.
El escándalo se desató después de que el fiscal federal Patrick Fitzgerald denunció que había escuchado conversaciones telefónicas de Blagojevich en las que exigía una recompensa por la designación del sucesor de Obama.
El juicio político contra el gobernador de Illinois se inició el lunes, pero Blagojevich se negó a participar en él y en su lugar se pasó en Nueva York por los platós de televisión de las principales cadenas de televisión para defenderse de las acusaciones.
Este jueves, en el último día del proceso, Blagojevich acudió al Senado estatal para reiterar a los legisladores su inocencia. Durante su argumentación, el gobernador dijo a los senadores que "no han demostrado ningún delito" del que es acusado y aseguró que eso se debe a que "no lo ha habido".
"¿Cómo pueden echar a un gobernador de su puesto con pruebas insuficientes e incompletas?", preguntó el gobernador demócrata a los senadores estatales. Blagojevich admitió que en algunas oportunidades sus decisiones se vieron influidas por los fondos de la campaña y también que pasó por alto trámites administrativos para lograr sus objetivos, pero insistió en que su motivación fue siempre para ayudar al electorado.
El destituido señaló que las escuchas telefónicas en poder del FBI recogen algo que todos hacen "en política para dirigir campañas y ganar elecciones". El gobernador aseguró que le gustaría disculparse, pero señaló que no podía porque considera que no ha hecho nada equivocado.
"Es doloroso y un golpe bajo, pero quiero que sepan que nunca jamás intenté cometer un delito", aseguró Blagojevich antes de la votación definitiva sobre su futuro como gobernador. Blagojevich también advirtió a los legisladores, como lo había hecho en múltiples entrevistas, de que su voto podría sentar un "peligroso precedente" para otros gobernadores.
KOD