Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fort McMurray, una ciudad fantasma arrasada por el fuego

Las autoridades de Canadá se han mostrado algo más optimistas sobre la posibilidad de tener éxito en su lucha contra el incendio que afecta a la localidad de Fort McMurray, en el estado de Alberta, apuntando a un cambio en las condiciones meteorológicas. La localidad de Fort McMurray era considerada la zona más rica de América pero el incendio ha provocado, además de miles de evacuados y viviendas calcinadas, que los negocios de la zona hayan tenido que cerrar y alguno de ellos declararse en quiebra.

El director del departamento de gestión de incendios, Chad Morrison, ha señalado que "se trata de un gran clima para la lucha contra el fuego", agregando que "permite entrar allí y dar un golpe portal al incendio".
"Con un clima más frío, esperamos contener el incendio y que no avance durante unos días", ha señalado, después de una jornada en el que las llamas no han avanzado al ritmo al que se alertó el sábado, según ha recogido la cadena de televisión canadiense CBC.
Hasta la fecha, el fuego ha calcinado 161.000 hectáreas, si bien las autoridades apuntaron de seguir al ritmo al que se mantenía, habría llegado a las 200.000 durante el domingo.
El incendio, que comenzó a las 00.00 del domingo pasado cerca de la ciudad de Fort McMurray, en el noreste de Alberta, se propagó tan velozmente que los 88.000 habitantes de la localidad apenas tuvieron tiempo para huir. Grandes partes del centro urbano quedaron incineradas.
La línea de fuego avanza en dirección noreste, lejos de Fort McMurray y en dirección a la provincia de Saskatchewan, dijo el funcionario local de emergencias Travis Fairweather, pero no se espera que alcance la frontera regional el domingo.
Las autoridades han dicho que, aunque el incendio ya se ha alejado mayormente de Fort McMurray, la ciudad es todavía demasiado peligrosa como para permitir que sus habitantes retornen.
El siniestro va camino a convertirse en el desastre natural más costoso en la historia de Canadá. Un analista estimó que las pérdidas aseguradas podrían superar los 9.000 millones de dólares canadienses (7.000 millones de dólares).
Fort McMurray es el centro de la región de arenas bituminosas de Canadá. Cerca de la mitad de la producción de crudo a partir de las arenas, o 1 millón de barriles por día, quedó suspendida desde el viernes, de acuerdo a cálculos de Reuters.