Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

India cancela el estreno de una película sobre el asesinato de la exprimera ministra Indira Ghandi

Las autoridades de India han cancelado el estreno de una película sobre el asesinato de la exprimera ministra Indira Ghandi después de las quejas sobre la presunta glorificación de los responsables del magnicidio y las advertencias de las agencias de Inteligencia sobre posibles incidentes violentos.
La Oficina Central de Certificación de Películas ha decidido suspender su estreno "por la situación de ley y orden que podría derivar del mismo". El Congreso Nacional Indio, partido al que perteneció Ghandi, había amenazado con protestas y había pedido al primer ministro, Narendra Modi, que la película fuera prohibida.
Por su parte, el productor de la película, Ravinder Singh, que la ha defendido en varias ocasiones, no se ha pronunciado por el momento sobre la decisión de las autoridades.
Poco antes, recalcó que "se han hecho películas sobre asesinatos políticos en todo el mundo, así que ¿por qué no se puede hacer una sobre el asesinato de Indira Ghandi?".
Estaba previsto que la película, Kaum De Heere (Diamantes de la Comunidad), se estrenara durante la jornada del viernes. En la misma se relata el asesinato de Ghandi a manos de sus guardaespaldas sijs en una presunta venganza por su decisión de intervenir militarmente en el Templo Dorado en 1984.
La operación, conocida como 'Estrella Azul', tuvo lugar después de que el líder sij Jarnail Singh Bhindhranwale y sus seguidores se refugiaran en el templo tras una intentona independentista.
El asalto, que se extendió durante varios días, se saldó con la muerte de 83 soldados y 492 civiles, según el balance oficial, si bien la comunidad sij denuncia que el número de fallecidos asciende a varios miles.
Esta misma semana, un tribunal federal de Estados Unidos ha fallado que el exprimer ministro indio Manmohan Singh es inmune a las acusaciones de que apoyó el genocidio de la comunidad sij durante su mandato, si bien no lo es a las acusaciones que se corresponden a su periodo como ministro de Finanzas.
Inderjit Singh, miembro de la comunidad sij, afirmó en la denuncia presentada en 2013 que Singh, durante su periodo como ministro de Finanzas entre 1991 y 1996, entregó dinero a miembros del Ejército responsables del asesinato de sijs.
En base a la denuncia, durante su periodo como primer ministro de India, fue cómplice de las torturas y asesinato de cientos de miles de miembros de esta minoría religiosa.
En India hay más de 21 millones de sijs, según el último censo, lo que supone alrededor del dos por ciento de la población. El grupo ha mantenido relaciones tensas con la mayoría hindú.