Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

India condena a cadena perpetua a once acusados por la matanza de musulmanes de Gujarat en 2002

Un tribunal de India ha condenado a cadena perpetua este viernes a once acusados por la conocida como 'masacre de Gulberg' en la que mataron a 69 personas durante unos disturbios antimusulmanes en el estado de Gujarat en 2002, en aquel entonces dirigido por el ahora primer ministro, Narendra Modi.
El tribunal, que ha rechazado la petición de la Fiscalía de condenarlos a pena de muerte, defiende que con esta condena, los once estarán en prisión hasta su muerte si el estado no ejerce ningún poder para reducir su condena, tal y como recoge la agencia india de noticias PTI.
En total son 24 personas las involucradas en los sucesos de 2002. Doce de los otros 13 acusados han sido condenados a penas de siete años de prisión, mientras un último acusado ha sido condenado a diez años. La Fiscalía insiste en que todos ellos deberían haber sido condenados a muerte.
No obstante, el juez ha rechazado la pena de muerte para los 24 afirmando que si bien la masacre de Gujarat fue el "día más oscuro" en la historia de la sociedad civil, "si se miran todos los aspectos, ninguno tenía antecedentes".
MATANZA DE GUJARAT
Un tribunal del país declaró culpables a 24 personas y absolvió a otras 36 del asesinato a machetazos y quemados vivos de 69 musulmanes en el interior de un complejo residencial de la localidad de Ahmedabad, en una de las peores matanzas registradas durante una semana de violencia.
Los disturbios, que se saldaron con más de mil muertos en total, estallaron después de la muerte de 60 peregrinos hindúes tras el descarrilamiento de un tren, del que sectores hindúes acusaron a los musulmanes.
Modi siempre ha negado cualquier responsabilidad en los disturbios, y a fecha de hoy no se ha disculpado por lo ocurrido. En 2013, una comisión del Tribunal Supremo rechazó abrir un juicio contra él por los sucesos.