Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Interior detecta a 51 yihadistas que han viajado a Oriente Próximo a combatir

Impulsará un plan estratégico contra la radicalización en Internet, cárceles y mezquitas
El ministro del Interior, Jorge Fernández, ha afirmado este sábado que han detectado a 51 personas que han viajado desde España hasta Oriente Próximo para combatir en favor del yihadismo, y han detenido a tres a su regreso.
En rueda de prensa tras reunirse con su homólogo francés, Bernard Cazeneuve, ambos ministros se han referido a las redes terroristas y han expresado su preocupación por que capten a jóvenes de países de la UE.
Jorge Fernández ha apostado por revisar la definición de terrorismo de la UE para incluir también a los que se forman a través de Internet: "La definición de terrorismo debería incluir de manera más explícita el adiestramiento pasivo".
Fernández ha explicado que prevén impulsar pronto un plan estratégico nacional contra la radicalización violenta que abordará "no sólo la radicalización en la red, sino también en espacios como mezquitas, lugares de culto y prisiones".
Cazeneuve ha destacado que, en Francia, basan la lucha contra el terrorismo sobre todo en tres pilares: desmantelar las redes terroristas, evitar la salida de ciudadanos que quieran unirse a estos grupos, e informar sobre sus actividades.
AMENAZA COMPARTIDA
Fernández, que ha aprovechado para anunciar que la próxima reunión del G6 se celebrará en París el 6 de noviembre, ha defendido que España debe afrontar el terrorismo conjuntamente con la UE: "Compartimos la amenaza, compartimos los riesgos, y es lógico que compartamos las respuestas".
Ha reiterado que el ministerio no ha elevado el nivel de alerta antiterrorista y que no prevé modificarlo; ahora se sitúa en el nivel 2, "un nivel alto pero que no representa ningún plus de amenaza respecto a otros socios de la UE".