Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Irak y la ONU anuncian su plan humanitario para paliar los efectos de la guerra contra Estado Islámico

El plan estima un fondo de ayuda de 1.400 millones de euros, la mitad de los cuales aportaría la comunidad internacional
El Gobierno iraquí requiere 1.400 millones de euros para paliar la emergencia humanitaria provocada por la guerra contra Estado Islámico ante la incapacidad para recabar fondos por el enorme gasto militar y la caída de los precios del crudo, según el plan humanitario conjunto entre Irak y Naciones Unidas para 2016.
Los presupuestos actuales del Gobierno iraquí solo pueden cubrir menos de la mitad de la cantidad solicitada: unos 615 millones de euros que arrojarían un déficit total de 822 millones de euros. Este déficit es el que pretende paliar la ONU, que ha solicitado a la comunidad internacional que aporte los 800 millones que impedirían agravar la precaria situación económica del Gobierno de Irak.
En juego está el bienestar de 7,3 millones de personas afecrtadas directamente por el conflicto y de 3,3 millones de desplazados desde 2014, el año en que una ofensiva relámpago de la organización yihadista arrebató al Gobierno el control de casi una tercera parte del país.
El año pasado, sin ir más lejos, el Gobierno destinó unos 780 millones de euros para albergar a las familias que escaparon de sus hogares. De esa cantidad solo se hizo efectiva menos de un 60 por ciento, absolutamente insuficiente no solo para ayudar a todos los iraquíes afectados, sino también a los más de 250.000 refugiados sirios que han huído al Kurdistán iraquí para escapar de la guerra en su propio país.
"ENORME EMERGENCIA HUMANITARIA"
El ministro de Migración y Desplazados de Irak, Jassim Mohamed Mohamed al Jaff, ha advertido que la situación es crítica. "Nos enfrentamos a una enorme emergencia humanitaria y necesitamos la ayuda de la comunidad internacional para impedir que la situación se deteriore aún más", ha declarado este domingo.
La Coordinadora Humanitaria de Naciones Unidas para Irak, Lise Grande, reconoce que el Gobierno iraquí está desbordado para lidiar por sí solo con esta crisis. "Las necesidades de los desplazados rebasan la capacidad del Gobierno iraquí por lo que es necesaria una acción internacional que ayude a la gente, en particular en los próximos meses, cuando la crisis no va a hacer más que empeorar", ha aseverado.
El plan contará con la participación de más de 90 organizaciones humanitarias y se expande por multitud de ámbitos, desde la protección legal a las víctimas hasta la satisfacción de sus necesidades básicas, pasando por ayudas a la educación y la entrega de dinero en efectivo.