Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Irán denuncia a EEUU ante la CIJ por la congelación de fondos determinada por el Supremo

El presidente de Irán, Hasán Rohani, ha anunciado este miércoles que Teherán ha denunciado al Gobierno estadounidense ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) para reclamar una compensación por la congelación de fondos del país a raíz de un fallo del Tribunal Supremo de Estados Unidos.
El tribunal autorizó en abril a las familias de las víctimas de los atentados perpetrados en 1983 en Beirut a acceder 2.000 millones de dólares (unos 1.771 millones de euros) en fondos congelados a Irán.
El ministro de Exteriores de Irán, Mohamad Javad Zarif, subrayó poco después que Teherán que no reconoce el fallo del Supremo, tras lo que el Parlamento iraní aprobó una ley para obligar al Gobierno a reclamar a Estados Unidos que pague compensaciones para reparar los daños causados por sus "actividades y crímenes" contra el país.
En este sentido, Rohani ha dicho que el fallo del Supremo estadounidense es "ilegítimo", agregando que su Gobierno "llevará el caso hasta el final", según ha informado la cadena de televisión iraní Press TV.
"No está claro qué estaban haciendo los estadounidenses en Líbano ni cómo está este caso relacionado con Irán", ha subrayado, prometiendo que Irán nunca permanecerá en silencio ante este asunto.
EL FALLO DEL SUPREMO
El tribunal estadounidense decidió por seis votos a favor y dos en contra que más de 1.300 familiares de los 241 estadounidenses muertos en el ataque recibirán así compensaciones económicas. Washington acusa del atentado al partido-milicia Hezbolá, respaldado por Irán.
El banco central de Irán, el Banco Markazi, ha librado una batalla legal contra los fallos de tribunales estadounidenses en favor de usar los fondos congelados al organismo en el marco de las sanciones al país para pagar compensaciones.
La autoría del ataque, que se saldó además con la muerte de 59 paracaidistas franceses, fue reclamada por Yihad Islámica, si bien Estados Unidos considera que el grupo es una organización fantasma que responde ante Hezbolá.
Entre los beneficiarios de estos fondos estarán, además de los familiares de las víctimas mortales de los atentados en Beirut, estarán los de las víctimas de un atentado ejecutado en 1996 en Arabia Saudí, entre otros ataques.