Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Irán convoca al embajador de Pakistán en protesta por los últimos atentados cerca de la frontera

El Gobierno de Irán ha convocado este domingo al embajador de Pakistán en el país, Nur Mohamad Jadmani, en protesta por los últimos ataques contra sus fuerzas de seguridad en la zona fronteriza, según ha informado la agencia iraní de noticias FARS.
El director general del Ministerio de Exteriores para Asuntos de Asia Occidental, Rasul Eslami, ha subrayado que "es inaceptable que terroristas y bandidos entren a territorio iraní desde suelo paquistaní para atacar y matar a los guardias fronterizos".
"Estos problemas no sólo dañan los lazos de hermandad entre los dos países, y las autoridades (paquistaníes) han de encontrar una solución para evitar que los enemigos de ambas naciones logren sus objetivos", ha agregado.
Las palabras de Eslami han llegado un día después de que la Guardia Revolucionaria asegurara que existen pruebas que apuntan a que los responsables de los últimos atentados en el país se infiltraron en territorio iraní desde Pakistán.
Por su parte, el Ministerio de Exteriores paquistaní instó el viernes a Teherán a no "exteriorizar" sus problemas y recomendó a las autoridades persas que se centren en combatir a las milicias que operan en el país.
"No es útil exteriorizar los problemas. Necesitamos centrarnos en eliminar el terrorismo de nuestros países", apuntó la portavoz de Exteriores, Tasnim Aslam, en respuesta a las amenazas de Irán de combatir a las milicias lanzando ataques en la frontera con Pakistán.
El 9 de octubre murieron cuatro policías iraníes en dos ataques ejecutados contra una base ubicada en la provincia de Sistán-Beluchistán, ubicada en la frontera con Pakistán, sin que por el momento ningún grupo haya reclamado la autoría del suceso.
La provincia ha sido escenario de varios ataques terroristas en los últimos años, y en febrero fueron secuestrados en la zona cinco guardias fronterizos que fueron trasladados posteriormente a territorio paquistaní. El grupo armado Jaish-ul-Adl reclamó la autoría de la operación.
Pakistán afirmó en varias ocasiones que no había pruebas de que los guardias iraníes estuvieran en su territorio, mientras que Teherán acusó al país vecino de no hacer lo suficiente para liberar a los rehenes y de apoyar a los rebeldes.
Finalmente, cuatro de los guardias fueron liberados en abril --poco después de que uno de ellos fuera ejecutado por el grupo--, tras lo que Irán aseguró que Pakistán no había jugado papel alguno en su puesta en libertad.
En octubre de 2013, Jaish-ul-Adl mató a catorce guardias fronterizos e hirió a otros seis en esta misma provincia. Por ello, y a pesar de que ningún grupo ha reclamado la autoría de los últimos ataques, la formación terrorista figura como principal sospechosa.