Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Irán se ofrece a ayudar con equipamiento y asesoramiento a Irak en su lucha contra los milicianos del ISIL

El Gobierno de Irán está listo para ayudar con equipamiento militar y asesoramiento al de Irak si lo requiere para aplacar el avance de los combatientes del Estado Islámico de Irak y el Levante (ISIL), vinculado a Al Qaeda, según ha declarado este domingo el 'número dos' del Ejército iraní, el general Mohamad Hejazi.
"Nada se ha discutido sobre una operación conjunta contra los terroristas musulmanes impuros, pero si los iraquíes necesitan equipamiento y asesoramiento, les ayudaremos", ha vicecomandante del Ejército de Irán, que ha asegurado que no han recibido una petición oficial, según ha informado la cadena estatal iraní, Press TV.
Irak e Irán han estrechado relaciones en los últimos años y se han convertido en Estados aliados, cuyos gobiernos son chiíes, en especial en su lucha contra la hegemonía suní en la región que ambiciona las monarquías petroleras del golfo Pérsico como Qatar y Arabia Saudí.
Los combatientes del ISIL se hicieron el viernes con el control de la ciudad de Faluya, en la provincia de Anbar, próxima a Bagdad, y han sufrido en las últimas horas intensos bombardeos de la aviación iraquí sobre sus posiciones en la capital provincial, Ramadi.
Ambas ciudades han sido epicentro del repunte de las tensiones entre la comunidad suní y el Gobierno de Al Maliki, a quien acusan de discriminarlos, tras la violenta detención de un diputado suní y prominente opositor del Gobierno, y el desalojo al día siguiente, el lunes, de un campamento de protesta.
Las protestas violentas que azotaron Ramadi y Faluya, y el vacío de control propiciado por las autoridades y las fuerzas de seguridad provinciales, críticas también con Al Maliki, provocaron la entrada de los milicianos vinculados a Al Qaeda.