Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Irán suspende la peregrinación a La Meca tras acusar de "sabotaje" a Arabia Saudí

Los peregrinos iraníes no acudirán a la tradicional celebración del Hajj, ha anunciado el grupo religioso iraní responsable de la organización del viaje tras acusar a Arabia Saudí de ser incapaz de garantizar la seguridad de los viajeros a La Meca.
Las relaciones entre ambos países, enemigos encarnizados por el poder en la región, terminaron de desaparecer por completo después de la muerte de más de 700 peregrinos iraníes durante la horrenda estampida humana de septiembre de 2015 que costó las vidas de más de 2.000 personas.
"Debido al constante sabotaje que perpetra el Gobierno saudí, se hace saber que negamos a los peregrinos el privilegio de asistir al Hajj de este año, y que la responsabilidad recae en el Gobierno de Arabia Saudí", ha sentenciado la Organización para la Peregrinación y el Hajj en un comunicado recogido por los medios nacionales iraníes.
El Ministerio de Exteriores saudí ha confirmado en un comunicado la ausencia de los peregrinos iraníes, pero ha acusado por contra al Gobierno de Irán de haber exigido un nivel de protección exagerado "que podría haber desembocado en el caos", según ha explicado el titular de la cartera diplomática, Adel al Jubeir, a la cadena panárabe Al Yazira.
Irán ya había boicoteado previamente el Hajj en 1987 tras la muerte de 402 peregrinos durante un enfrentamiento con las fuerzas de seguridad saudíes en el marco de una protesta contra Estados Unidos e Israel.