Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Irán, excluido de la lista principal de invitados a la conferencia de 'Ginebra 2'

Naciones Unidas ha comenzado este lunes a enviar las invitaciones a los países que participarán en la conferencia internacional sobre el conflicto sirio de 'Ginebra 2', prevista para los días 22 y 23 de enero, lista en la cual no está incluido por el momento Irán, según ha informado la cadena de televisión rusa RT.
"Irán no está en la lista principal de invitados", ha dicho el portavoz de la ONU Farhan Haq, quien ha confirmado que el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, y el ministro de Exteriores ruso, Sergei Lavrov, se reunirán la semana que viene para tomar una decisión sobre la participación de Irán en la cumbre.
Este mismo lunes, la portavoz del Ministerio de Exteriores iraní, Marzieh Afjam, ha rechazado la propuesta de Kerry de participar en los márgenes de la cumbre y ha destacado que "no aceptará cualquier propuesta que no respete su dignidad".
El secretario de Estado norteamericano, John Kerry, consideró este domingo que Irán podría colaborar con la conferencia de paz sobre siria participando con una delegación, aunque sin participar oficialmente. Este discurso supone una variación, aunque leve, de la postura oficial de Washington.
El objetivo de la conferencia es lograr una solución política al conflicto a través de un acuerdo entre el Gobierno y la oposición en base al Comunicado de Ginebra emitido el 30 de junio de 2012, que abogaba por la creación de un Gobierno de transición que supervisara la celebración de elecciones.
De cara a la cumbre, la Coalición Nacional de Fuerzas de la Oposición y la Revolución Siria (CNFORS) --coalición opositora que cuenta con el respaldo de Occidente-- ha expresado en varias ocasiones su rechazo categórico a la participación del presidente, Bashar al Assad, en cualquier tipo de transición política.
Sin embargo, los países occidentales han comunicado a la formación opositora que la misma podría no derivar en la salida del poder del presidente, ante los avances logrados sobre el terreno por las brigadas islamistas, algunas de ellas vinculadas a la organización terrorista Al Qaeda, frente al Ejército Libre Sirio (ELS), de tendencia más moderada y respaldado por Occidente.
El Observatorio Sirio por los Derechos Humanos estima de que más de 125.000 personas han muerto en la guerra civil, que también ha forzado a dos millones de personas a buscar refugio en el extranjero y ha expulsado de sus hogares a más de un tercio de sus 23 millones de habitantes.