Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Irán solicita a la Interpol que capture al médico que auxilió a Neda

Un hombre enciende una vela ante una foto de Neda Agha Soltan, la mujer iraní que murió por un disparo durante una manifestación en Teherán. Foto: EFE.telecinco.es
"Se le busca porque como testigo ha creado confusión. El asesinato de Neda es algo organizado que no está relacionado con los disturbios en Teherán", ha asegurado el oficial Ahmadi Moghadam, citado por la agencia local de noticias Fars.
El pasado lunes, el propio presidente Ahmadineyad anunció que había pedido al Poder Judicial que investigase la "misteriosa" muerte de la joven estudiante de música.
Arash Hejazi, que viajó a Londres tras la muerte de Neda, es el hombre que se observa en la grabación que ha dado la vuelta a mundo con la muerte en directo de la joven iraní y que trata de asistirla tras recibir un disparo en el pecho.
Nada más llegar a la capital británica el doctor aseguró que la chica, de 26 años, había sido asesinada por las fuerzas del orden y que tras ver el vídeo en Internet decidió regresar a Londres porque temía por su propia vida.
En ese mismo sentido se expresó hace unos días el escritor Paulo Coelho que en su blog relataba la huída del médico, amigo personal desde hace tiempo. En un intercambio de correos, Coelho decía que "necesitaba saber si las cosas que veo y leo son ciertas". "Murió entre mis brazos", contestaba en las misivas el propio médico.
La joven Neda Agha Sultan se ha convertido en el icono de las protestas en Irán tras las elecciones presidenciales después de que su agonía en las calles de Teherán fuera grabada con un teléfono móvil y diera la vuelta al mundo gracias a su difusión en la Red.
Su familia y testigos han denunciado que la dispararon a sangre fría las fuerzas de seguridad iraníes o los milicianos islámicos "Basij" cuando caminaba con su padre hacia una de las manifestaciones pacíficas convocadas en la capital. EPF