Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fuentes oficiales elevan a 300 los fallecidos en los seísmos de Irán

La cifra de muertos en los terremotos registrados ayer en Irán es ya de 300, según ha informado el gobernador de la provincia de Ahar, Reza Sadighi, a la agencia de noticias iraní Fars. La cifra de heridos, según también el gobernador, ronda ya los 2.600.

Miles de personas se alojan provisionalmente en tiendas improvisadas o duermen en la calle o a cielo abierto, por temor a una nueva réplica de las más de 60 que se han producido hasta el momento.
Según fuentes de la región de Ahar, cuatro pueblos han quedado completamente destruidos y en otros 60 la destrucción afecta a entre el 50 y el 80 por ciento de los inmuebles. En la vecina región de Varzaqan son doce las poblaciones que han quedado totalmente arrasadas.
Oficiales iraníes afirman que las operaciones de rescate han terminado ya y que todos los atrapados han sido liberados, pero varios afectados siguen buscando todavía a gente bajo los escombros. "Nadie sabe que ha sucedido con la mujer y las hijas de mi primo", explica Ahmad, uno de los residentes. Si los servicios de rescate no llegan pronto, morirán", añadió.
El Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS) cifra en 6,4 y 6,3 la magnitud de los dos primeros terremotos. El primer seísmo ocurrió a las 15.53 horas (14.23 hora peninsular española) y tuvo su epicentro a 9,9 kilómetros de profundidad a 20 kilómetros al oeste de la ciudad de Ahar, en la provincia iraní de Azerbaiyán Oriental.
El segundo seísmo ocurrió a las 16.04 horas (14.34 en la España peninsular) y su epicentro se situó a 9,8 kilómetros de profundidad y muy cerca del primero.
Irán se encuentra en una zona propensa a los terremotos debido a la presencia de varias fallas sísmicas. El terremoto más grave de los últimos años fue el registrado en la región de Bam (sureste) en diciembre de 2003, en el que murieron unas 31.000 personas.
Más grave aún fue el seísmo que en junio de 1990 acabó con la vida de unas 37.000 personas en las provincias de Gilan y Zanjan, en el noroeste del país. Este seísmo, de 7,7 en la escala de Richter, destruyó 27 ciudades y unos 1.870 pueblos.