Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Irlanda dice 'no' al Tratado de Lisboa

Vence el 'no' en Irlanda. Vídeo: ATLAStelecinco.es
Un 53,4% de los irlandeses ha dado su voto negativo en el referéndum sobre el Tratado de Lisboa, frente al 46,6% que se ha decantado por el "sí", según ha adelantado la Radiotelevisión Irlandesa (RTE). Con un participación final del 51%, la campaña del Gobierno y sus aliados ha encajado una derrota. Esto deja en una difícil situación a la Unión y supone el segundo varapalo tras el fracaso de la Constitución Europea. El Gobierno español defiende continuar con el proceso de ratificación pese al "no" irlandés.
El ministro de Justicia e Interior, Dermot Ahern ha afirmado que el Gobierno irlandés está "decepcionado" por la decisión tomada por la mayoría del electorado. Sin embargo, ha recalcado que se "respetará" su deseo expresado democráticamente.
Irlanda, ha sido el único país comunitario que ha convocado una consulta popular sobre este texto, un documento simplificado que sustituyó al proyecto de Constitución que Holanda y Francia rechazaron en 2005 en sus respectivas consultas populares.
Mayor participación
Las primeras estimaciones apuntaban a que la abstención no llegaría al nivel registrado en el plebiscito sobre el Tratado de Niza en 2001, cuando apenas un 34,7% de los ciudadanos ejerció su derecho al voto y acabó rechazando ese texto. Finalmente y según las estimaciones de la RTE, la participación se ha situado en torno al 45%.
En juego está no sólo estaba futuro del delicado mecanismo de gobierno diseñado tras años de negociaciones por los países miembros, sino también el "prestigio e influencia" de la clase política irlandesa entre sus socios comunitarios, según explicó Niamh Hardiman, catedrática de Ciencias Políticas de la University College Dublin (UCD).
La campaña a favor del "sí" había centrado sus esfuerzos en desmontar los argumentos de los detractores del Tratado, que incluyen a pequeñas organizaciones pacifistas, izquierdistas, conservadoras y al Sinn Fein, el brazo político del ya inactivo Ejército Republicano Irlandés (IRA). Entre otras cuestiones, los opositores al texto denunciaban la supuesta erosión del carácter democrático de las instituciones comunitarias y el avance de la UE como bloque exclusivamente económico y militar, lo que, en su opinión, acabaría con la tradicional neutralidad irlandesa y su estado del bienestar
"La Unión Europea será más fuerte y estará mejor equipada para servir a sus ciudadanos ante los retos globales con el Tratado de Lisboa", señalaba el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso.
El Tratado ya ha sido ratificado por 17 de los 27 Estados miembros de la Unión Europea, y la presidencia eslovena de turno de la UE ha destacado que ya sólo falta la ratificación de "una minoría" de países. España cree que habría que esperar a final de año para "analizar y abordar qué soluciones" se adoptan para "reforzar la construcción europea" tras la crisis que se abre ahora, ha señalado la vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega. EPF