Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La reina Isabel II dice que los miembros de la delegación del presidente chino fueron "muy groseros"

La reina Isabel II de Inglaterra ha asegurado que los miembros de la delegación del presidente chino, Xi Jinping, fueron "muy groseros" con la embajadora británica en China, Barbara Woodward, durante la visita de Estado que realizaron en octubre de 2015 a Reino Unido.
La polémica declaración de la jefa de Estado británica forma parte de una conversación que mantuvo este martes con una responsable de la Policía Metropolitana durante una recepción en los jardines del Palacio de Buckingham y fue grabada por una cámara de televisión de la Casa Real.
En el vídeo, la reina habla con Lucy D'Orsi, el alto mando de la Policía que fue responsable del dispositivo de seguridad durante la visita de la delegación del Gobierno chino. La responsable policial le comenta a la monarca las dificultades que tuvo en esa visita, admite que sintió que le pusieron realmente "a prueba" y asegura que incluso le amenazaron a ella y a la embajadora británica con cancelarla cuando estaba en pleno desarrollo.
La charla comienza con el introductor real explicándole a la reina que D'Orsi fue la persona encargada de la seguridad de esa visita e Isabel II responde con un escueto "mala suerte". La jefa policial le detalla algunos de los problemas que tuvo y es entonces cuando Isabel II le asegura que los miembros de la delegación gubernamental china fueron "muy groseros" con la embajadora británica, Barbara Woodward.
D'Orsi se queja después de que les amenazaron a las dos con la cancelación de todo el viaje de Estado y la reina le replica con un "insolito". "Es muy grosero y muy poco diplomático, eso pensé", apostilla la responsable de la Policía Metropolitana de Londres.
El vídeo con esta conversación ha sido distribuido a los medios por la Casa Real británica después de que aparecieran el martes unas imágenes en las que se escucha al primer ministro británico, David Cameron, poner a Afganistán y Nigeria como ejemplo de países "fantásticamente corruptos".