Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Estado Islámico difunde unas supuestas imágenes de su líder, Abú Bakr al Baghdadi, en Irak

El grupo terrorista Estado Islámico ha difundido unas supuestas imágenes de su líder, Abú Bakr al Baghdadi, en una mezquita de la ciudad de Faluya, en el centro de Irak, según ha informado el diario 'The Independent'.
La última vez que el autoproclamado 'califa' fue retratado por las cámaras fue en julio de 2014, cuando daba un discurso a sus seguidores en una mezquita de Mosul, en el norte de Irak. El diario 'The Independent' ha explicado que no ha podido verificar la autenticidad de las imágenes pero que los seguidores del grupo terrorista sostienen que se trata de Al Baghdadi dando un discurso ante niños y jóvenes en una mezquita de Faluya.
El riesgo que afronta el líder de Estado Islámico con sus apariciones públicas es tal que ya no suele aparecer en convocatorias con muchas personas. Estados Unidos ofrece una recompensa de diez millones de dólares (8,8 millones de euros) por su cabeza, lo que le sitúa como uno de los terroristas más buscados del mundo.
Algunos seguidores de Estado Islámico han sugerido que el hombre que aparece en las imágenes es en realidad el "doble" de Al Baghdadi, cuya aparición respondería al deseo de evitar riesgos por parte del líder del grupo terrorista ante los continuos bombardeos en Siria e Irak.
La escasez de apariciones públicas de Al Baghdadi ha dado pie en diversas ocasiones a especulaciones sobre su estado de salud o sobre si habría muerto en un ataque. Estado Islámico difundió en diciembre de 2015 un mensaje de audio atribuido a Al Baghdadi. En el mensaje, el líder del grupo terrorista aseguró que Estado Islámico sigue creciendo a pesar de las operaciones militares en su contra y acusó a Estados Unidos de no atreverse a mandar tropas sobre el terreno.