Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Israel destruye viviendas palestinas en Jerusalén Este

Un homber observa los restos de un edificio de viviendas palestinas demolidas por las autoridades israelíes en Jerusalén Este (Israel), hoy, 13 de julio de 2010. Israel destruyó hoy al menos dos viviendas y otra estructura palestina en Jerusalén Este, ocupada en 1967 por el Estado judío. EFEtelecinco.es
Israel destruyó hoy al menos dos viviendas y otra estructura palestina en Jerusalén Este, ocupada en 1967 por el Estado judío y que los palestinos reclaman como capital, con el argumento de que fueron erigidas sin los permisos requeridos.
La Alcaldía de Jerusalén afirma que las estructuras no eran viviendas, que en ellas no residía nadie y que fueron ilegalmente construidas, aunque medios locales citan a testigos que dijeron ver a familias palestinas sacando pertenencias de los inmuebles.
Las demoliciones se produjeron a primera hora de la mañana en el barrio de Isawiya, en la parte oriental de la ciudad después de que fuerzas de seguridad israelíes bloquearan varias calles.
Según la agencia de noticias palestina "Maan", las familias de Sabah Abu Rmeile y Mahmud Abu Rayale dijeron que una mujer, Sabah Abu Rmeile, resultó herida en altercados que se produjeron en el transcurso de las demoliciones.
Las tres estructuras incompletas destruidas hoy por las excavadoras israelíes son las primeras en cerca de un mes tras la demolición de dos construcciones de uso agrícola en los barrios de Abu Tor y Siluán, ambos en Jerusalén Este.
También fueron destruidos hoy en Isawiya una cuadra, una cerca, un camino y varios árboles frutales.
Las propiedades pertenecían a una familia palestina que tiene una pequeña granja en el lugar y cuenta con los permisos requeridos para albergar animales, según apunta la organización Comité Israelí Contra la Demolición de Casas.
La legalidad de las demoliciones -incluso bajo la legislación israelí- es incierta debido a que el procedimiento legal sobre las propiedades no fue resuelto mientras se aprobaron los derribos.
La organización denuncia la acción se enmarca en la actual política que lleva a cabo Israel para constreñir el desarrollo de Isawiya, barrio que ha sufrido cinco demoliciones en el último año.
Y menciona que, según los mapas de zona municipales, el desarrollo de este barrio palestino está permitido a menos de un tercio de sus terrenos, donde la densidad de población ha sobrepasado ya la capacidad autorizada.