Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Israel libera a la diputada palestina Jalida Jarrar tras 14 meses en una prisión israelí

Las autoridades han liberado este viernes a la diputada palestina Jalina Jarrar, detenida en abril de 2014, tras 14 meses en una prisión israelí. Jarrar fue juzgada ante un tribunal miliar por doce delitos relacionados con su pertenencia al Frente Popular para la Liberación de Palestina (FPLP).
La liberación ha tenido lugar junto al puesto de control de Jbara, próximo al distrito cisjordano de Tulkarem, según ha informado la agencia palestina de noticias, Maan.
En una rueda de prensa frente a su propia vivienda, en Ramala, Jarrar ha hecho hincapié en las difíciles condiciones a las que se ha enfrentado durante su tiempo en prisión, al tiempo que ha criticado la suciedad en las celdas de las presas y la reducción de las visitas permitidas a las mismas.
Este fin de semana se espera que se celebre, frente al edificio del Consejo Legislativo Palestino, una recepción para la parlamentaria, según ha indicado su familia.
Jarrar, ex miembro del comité ejecutivo la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), recibió una condena inicial de seis meses de detención administrativa sin presentación de cargos ni celebración de juicio. La presión internacional obligó a las autoridades a presentar cargos contra la diputada, doce de ellos vinculados a su activismo político.
Finalmente, Jarrar fue condenada por delitos de seguridad vinculados a su pertenencia al FPLP, un partido político que Israel considera organización terrorista. Un juez ordenó su liberación bajo fianza en mayo, diciendo que no había suficientes pruebas que demostraran que la diputada suponía una amenaza a la seguridad. No obstante, otro juez revirtió su decisión una semana después, ordenando que siguiera en prisión hasta celebrarse el juicio.
"LOS TRIBUNALES MILITARES SON UNA BROMA"
En diciembre, un tribunal militar la condenó a 15 meses de prisión y a una multa de 10.000 shequels --unos 2.300 euros--. Ahora, Jarrar acusa a la Fiscalía militar israelí de haberla mantenido en prisión lo máximo posible, aunque asegura que "no se espera nada de los tribunales militares". "Son una broma, son como un gran teatro. No confío en ellos y mi detención ha sido (una detención) política desde el principio", ha afirmado.
La parlamentaria no reconoce la legitimidad del tribunal que la juzgó, y señala que todos los cargos interpuestos contra ella eran "ridículos", además de que estaban relacionados con actividades completamente legales.
Tras la salida de Jarrar, aún seis miembros del Parlamento palestino siguen en prisiones de Israel, incluyendo el líder de Al Fatá, Marwan Barghouti
Jarrar había sido elegida para formar parte de la comisión que prepara una posible denuncia contra la ocupación israelí en el Tribunal Penal Internacional (TPI). Es diputada desde 2006 por la lista del FPLP y vicepresidenta de la ONG palestina Addameer de defensa de los derechos de los presos palestinos.